6 votos
1 visitas/día
5070 dias online

Ella - Poemas de Álvaro Cunqueiro



Poemas » alvaro cunqueiro » ella




Categoría: Poemas de Amor
Ella
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

              Poema 1
Sabían los cerezos el secreto de sus oídos
llenos del verde puro de la acústica de las ventanas
y los jardines se llamaban por el nombre de las palomas que
bebían agua en sus surtidores.
              
Ella comenzaba a andar.

En cada ojo le había nacido una trasmigración de palomillas,
y al marcharse dejaba vocales fuertes en su sitio.
              
Ella tenía nombre de pastor.

              

* * * * *

              

              Poema 2
Inaudita presencia
los peces venían a crear el azul de los ojos en su regazo
y las ciruelas a madurar su verde entre la
paja indeclinable de sus cabellos.
              
Ella hacía un ángulo agudo con las puntas de
sus mismos pies.
              
Cósmica creciente
el arco iris era el ala frágil de sus cantigas
y en cada labio le sonreía un sonido de piedra oscilante.
              
Ella ya no cabía en una tarjeta postal.

              

* * * * *

                            Poema 3
Ella se dedicaba a unir su soledad a      las cosas.

-Los recovecos llovían su oscuridad alrededor de su
talle pensativo,
y había un miedo de manos abiertas bajo los ojos
afilados de la medianoche.
              
Ella se dedicaba a repicar en los vidrios con su frente
naciente.
              
La calle sospechaba el paso de aquel hombre asesinado
en la otra esquina,
mientras el silencio inventaba una pequeña canción
de amor.
              
Ella olía al moho chispeante de los espejos
hundidos y era el tiempo cabal de la emigración
de las musarañas.

              

* * * * *

                            Poema 4
Ella andaba al lado de su ventana,      ¡tan cursi!,
que tenía naranjas verdes y un abanico con pájaros.
-¿Qué vidrio nació en aquella gotera que toda la               música
le suena a vals?
Ella tenía un alma sencilla llena de puntas de dedos
y en el blanco de los ojos llevaba un horizonte de tangos de
acordeón.

              

Ella estaba enamorada.

              

* * * * *

                            Poema 5
En medio de su pecho los veleros habían armado una red tímida
que tenía una voz llena de lámparas y eclipses
y un párpado tejido por los vientos.
              
Ella seguía siendo universal y nítida.

Una garganta llena de distancias
era la flauta que encantaba los ecos olvidados en el fondo de las
corrientes marinas,
penetradas de cauces desde las islas negras de sus ojos.
              
Ella estaba lejos de todo. Todo estaba al lado suyo.

              

* * * * *

                            Poema 6
Ella vestía los trajes cortos de la      primavera.

Andaba con paso de ribera o torso yacente
dejando caer los brazos por entero a lo largo de sus manos más
imprevistas.
              
Alumna desprendida del aire
la mañana llevaba su color igual que los vidrios la llevan a ella.
              
Ella seguía enamorada.




¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame