67 votos
3 visitas/día
3783 dias online

La vaca blanca - Poemas de Andrés Eloy Blanco



Poemas » andres eloy blanco » la vaca blanca




La vaca blanca
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

De un amor que pasó, como un paisaje               
visto del tren, cuando se va de viaje;
de un romance de un mes, en un cobijo               
del llano, una mujer me dejó un hijo.

Ella murió, y abrieron una fosa,               
y allí metieron el residuo humano,
y una cúpula azul sobre una losa               
fue el mausoleo: el cielo sobre el llano.

Y me dejó un pequeño               
así de grande y como flor de harina,
con unos ojos como para un sueño               
y el laberinto de su lengua china.

Yo vine de muy lejos para verle. Tenía               
las pestañas muy largas; me miró fijamente
y me mostró la lengua bajo la calva encía,               
con una picardía
de granuja que dice: "Qué me verá esta gente?"
              
Tuvo hambre. Yo anduve de covacha en covacha
comprándole su leche al niño ajeno;               
cada vez que encontraba una muchacha,
con cierta gula le miraba el seno.
              
Había seis mujeres:
eran cinco doncellas y una vieja arrugada;               
eran diez pechos para los placeres
y dos que no servían para nada.
              
Pasé por el corral y hallé en la puerta
la vaca blanca y su ternera muerta.               
Y se vino hacia mí la vaca blanca,
una estrella en la frente y una cruz en el anca...
              
Mi niño era de nieve; su ternera, de armiño;
por su ternera, yo le di mi niño.
              
Y era aquel despertar por la mañana,
cuando rompía el sueño
el mugir de la vaca en la ventana,               
y el breve ordeñador iba al ordeño.

Y aquella boca en el pezón colgante,               
y aquel mirar de vaca, mansamente,
y después, él delante
del testuz, y la vaca le lamía la frente.               

Hoy le enterramos. Vino
la fiebre, y en dos días se me fue. En el camino               
he encontrado la vaca; por la tierra albariza
se acercaba a lo lejos su dolor de nodriza...
              
Los dos nos arrimamos, y se puso a mirarme;
en la frente dolida se le avivó el lucero,               
y sus remotos ojos parecían hablarme
del dolor que le daba de perder mi ternero.
              
Y la nodriza y todo
cuanto del llano tuve, se me quedó en el llano...               
La vaca me miraba..., me miraba de un modo,
que yo sentí la angustia de tenderle la mano...




¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame