1 votos
1 visitas/día
4258 dias online

La suplente - Poemas de Boris Pasternak



Poemas » boris pasternak » la suplente




La suplente
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

Vivo con tu retrato,
              el que ríe a carcajadas,
              ese en que los tendones de las muñecas
              crujen,
              el que rompe los dedos
              sin quererlos soltar,
              el que uno mira y mira
              y se siente muy triste.
              
              El que del crujir de los tronos
              y la marcha de Rákochi,
              los cristalillos del salón,
              el cristal y los invitados,
              corre ardiente por el piano
              y salta
              por nudillos, rosetones, rosas
              y huesos
              
              para, el peinado aflojando,
              alocado, travieso,
              los prendedores del cabello
              en el gorrito,
              valsar a placer en rededor,
              entre bromas,
              mordisqueando el chal, cual tortura,
              respirando apenas.
              
              Para, apretando la corteza
              con la mano,
              de mandarina fríos gajos
              engullir con premura,
              por volver a la sala con arañas,
              tras los cortinajes,
              al olor de aquel vals,
              que otra vez resonaba atrayente.

              

Así se sentaría el               torbellino
              a fin de, como apuesta,
              impulso de vapores en camino,
              y agujas, y tinieblas,
              cual musulmán faquir,
              en un instante,
              llevarse sin pestañear .
              
              Y declarar que no es ningún corcel,
              ni un susurro travieso de los montes,
              pero, que esas rosas que lleva al costado
              la arrastran a galope tendido.
              
              No es él, no es el susurro de los montes,
              no es él, no es el sonido de herraduras,
              sino tan sólo, solamente,
              la que está ceñida por el pañuelo.
              
              Y no es otra cosa que el tul y el destino,
              el alma, el gorrito y los pies,
              que corren al compás del torbellino,
              llevándola en sus sueños susurrantes.
              
              A ellos, a ellos:
              ¡y en burla cruel,
              yo me río a placer,
              con ganas locas,
              para envidia de esos secos danzarines,
              me río hasta saltárseme las lágrimas!

              

Versión de César Astor




¿Pudiera decirnos en que categoría ubicaría este poema?

Amor
Amistad
Familia
Poemas de Cumpleaños
Poemas de San Valentín o
      Día de los Enamorados
Poemas del Día de la Mujer
Poemas del Día de las Madres
Poemas del Día de los Padres
Poemas de Navidad
Poemas de Halloween
Infantiles
Perdón
Religiosos
Tristeza y Dolor
Desamor
Otra Categoría
¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame