11 votos
2 visitas/día
3900 dias online

A elena - Poemas de Edgar Allan Poe



Poemas » edgar allan poe » a elena




Categoría: Poemas de Amor
A elena
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008


                           

       
        Te vi a punto.
        Era una noche de julio,
        noche tibia y perfumada,
        noche diáfana...

       

        De la luna plena límpida,
        límpida como tu alma,
        descendían
        sobre el parque adormecido
        gráciles velos de plata.

       

        Ni una ráfaga
        el infinito silencio
        y la quietud perturbaban
        en el parque...

       

        Evaporaban las rosas
        los perfumes de sus almas
        para que los recogieras
        en aquella noche mágica;
        para que tú los gozases
        su último aliento exhalaban
        como en una muerte dulce,
        como en una muerte lánguida,
        y era una selva encantada,
        y era una noche divina
        llena de místicos sueños
        y claridades fantásticas.

       

        Toda de blanco vestida,
        toda blanca,
        sobre un ramo de violetas
        reclinada
        te veía
        y a las rosas moribundas
        y a ti, una luz tenue y diáfana
        muy suavemente
        alumbraba,
        luz de perla diluída
        en un éter de suspiros
        y de evaporadas lágrimas.

       

        ¿Qué hado extraño
        (¿fue ventura? ¿fue desgracia?)
        me condujo aquella noche
        hasta el parque de las rosas
        que exhalaban
        los suspiros perfumados
        de sus almas?

       

        Ni una hoja
        susurraba;
        no se oía
        una pisada;
        todo mudo,
        todo en sueños,
        menos tú y yo
        --¡cuál me agito
        al unir las dos palabras! --
        menos tú y yo...De repente
        todo cambia.
        ¡Oh, el parque de los misterios!
        ¡Oh, la región encantada!

       

        Todo, todo,
        todo cambia.
        De la luna la luz límpida
        la luz de perla se apaga.
        El perfume de las rosas
        muere en las dormidas auras.
        Los senderos se oscurecen.
        Expiran las violas castas.
        Menos tú y yo, todo huye,
        todo muere,
        todo pasa...
        Todo se apaga y extingue
        menos tus hondas miradas.

                             

¡Tus dos ojos donde arde tu      alma!
      Y sólo veo entre sombras
      aquellos ojos brillantes,
      ¡oh mi amada! Todo, todo,
      todo cambia.
     
      De la luna la luz límpida
      la luz de perla se apaga.
      El perfume de las rosas
      muere en las dormidas auras.
      Los senderos se oscurecen.
      Expiran las violas castas.
      Menos tú y yo, todo huye,
      todo muere,
      todo pasa...
     
      Todo se apaga y extingue
      menos tus hondas miradas.
      ¡Tus dos ojos donde arde tu alma!
      Y sólo veo entre sombras
      aquellos ojos brillantes,
      ¡oh mi amada!

     

¿Qué tristezas irreales,
      qué tristezas extrahumanas!
      La luz tibia de esos ojos
      leyendas de amor relata.
      ¡Qué misteriosos dolores,
      qué sublimes esperanzas,
      qué mudas renunciaciones
      expresan aquellos ojos
      que en la sombra
      fijan en mí su mirada!

     

Noche oscura. Ya Diana
      entre turbios nubarrones,
      lentamente,
      hundió la faz plateada,
      y tú sola
      en medio de la avenida,
      te deslizas
      irreal, mística y blanca,
      te deslizas y te alejas incorpórea
      cual fantasma...
      Sólo flotan tus miradas.
      ¡Sólo tus ojos perennes,
      tus ojos de honda mirada
      fijos quedan en mi alma!

     

A través de los espacios y      los tiempos,
      marcan,
      marcan mi sendero
      y no me dejan
      cual me dejó la esperanza...
      Van siguiéndome, siguiéndome
      como dos estrellas cándidas;
      cual fijas estrellas dobles
      en los cielos apareadas
      en la noche solitaria.

     

Ellos solos purifican
      mi alma toda con sus rayos
      y mi corazón abrasan,
      y me prosterno ante ellos
      con adoración extática,
      y en el día
      no se ocultan
      cual se ocultó mi esperanza.

     

De todas partes me siguen
      mirándome fijamente
      con sus místicas miradas....
      Misteriosas, divinales
      me persiguen sus miradas
      como dos estrellas fijas...
      como dos estrellas tristes,
      ¡como dos estrellas blancas!       


  Versión de Carlos A. Torres




¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame