2 votos
1 visitas/día
3849 dias online

Poema 520 - Poemas de Emily Dickinson



Poemas » emily dickinson » poema 520




Poema 520
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

       
              
Me fui temprano -me llevé a mi perro-a visitar el mar.Las sirenas del sótanosalían a mirarme
       
              
y, en el piso de arriba, las fragatasextendían manos de cáñamo, creyéndome una rataencallada en la arena.
       
              
No huí, con todo. Hasta que el flujome llegó a los zapatosy al delantal y al cinturóny enseguida al corpiño,
       
              
tal como si intentara devorarmecomo a una gota de rocíoen una flor de diente-de-león.Entonces salí huyendo.
       
              
Él me siguió. Venía detrás, cerca.Sentía su tacón de plataen mi tobillo y mis zapatosrebosaron de perlas.
       
              
Los dos llegamos hasta el pueblo firme.No parecía conocer a nadie.me miró con durezay se fue, haciéndome una venia.
       
              
Versión de José Manuel Arango
       
                                   
              
                                          
              
CUANDO CUENTO LAS SEMILLAS...
       
       
              
Cuando cuento las semillassembradas allá abajopara florecer así, lado a lado;cuando examino a la genteque tan bajo yacepara llegar tan alto;cuando creo que el jardín que no verán los mortalessiega el azar sus capullosy sortea a esta abeja,puedo prescindir del verano, sin queja.
       
              
Versión de Silvina Ocampo
       
       
              
                     
              
                            
              
BUENO ES SOÑAR
       
              
Bueno es soñar. Despertar es mejorsi se despierta en la mañana.Si despertamos a la media noche,es mejor soñar con el alba.
       
              
Más dulce el figurado petirrojoque nunca alegró el árbol,que enfrentarse a la solidez de un albaque no conduce a día alguno.
       
              
Versión de José Manuel Arango
       
                            
              
                            

       ÉL      ERA DÉBIL Y YO FUERTE

       

Él era débil y yo era fuerte,        
después él dejó que yo le hiciera pasar
y entonces yo era débil y él era fuerte,
y dejé que él me guiara a casa.

       

No era lejos, la puerta estaba cerca,
tampoco estaba oscuro, él avanzaba a mi lado,
no había ruido, él no dijo nada,
y eso era lo que yo más deseaba saber.

       

El día irrumpió, tuvimos que      separarnos,
ahora ninguno de los dos era más fuerte,
él luchó, yo también luché,
¡pero no lo hicimos a pesar de todo!

       

Versión de L.S.




¿Pudiera decirnos en que categoría ubicaría este poema?

Amor
Amistad
Familia
Poemas de Cumpleaños
Poemas de San Valentín o
      Día de los Enamorados
Poemas del Día de la Mujer
Poemas del Día de las Madres
Poemas del Día de los Padres
Poemas de Navidad
Poemas de Halloween
Infantiles
Perdón
Religiosos
Tristeza y Dolor
Desamor
Otra Categoría
¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame