0 votos
1 visitas/día
3079 dias online

Amiga silenciosa, princesa de la noche - Poemas de Erick Berazain



Poemas » erick berazain » amiga silenciosa princesa de la noche




Categoría: Poemas de Amor
Amiga silenciosa, princesa de la noche
Poema publicado el 24 de Septiembre de 2012

Oh! Ya llegaste, y brillas otra vez con una sonrisa entre tus labios oscuros, que resaltan tu alegría, hoy te vine a confesar que hay alguien que me enamora el pensamiento, que alguien... Alguien me roba mil suspiros, que cual tu presencia ilumina la oscuridad de la noche más soberbia, triste y sola, ella ilumina mi alma, que en noches de locura y soledad, en las que ni siquiera tú estas, en esas noches frías y depresivas, en las que las flores se marchitan, esas noches oscuras y malditas, cuando hasta el miedo se intimida, esas noches de pesadilla, sólo con sentir una sonrisa, su sonrisa, todo se vuelve fantasía, y alegría, esa noche perversa y atrevida, se transforma en la cuna acojedora, que te arrulla, con una dulce canción de cuna, que inspira al sueño profundo en el cual se vive una aventura cual ninguna, en las que el despertar es tan sólo el principio de una vida vacía y sin sentido por que ya no la veré, pero cuando esa falacia se convierte en realidad, cuando bajo cielo claro y despejado o uno, uno turbio y denso, esos que previenen la tormente imparable bajo cual fuese el cielo, sí la veo, sonrió, vuelo por los aires en ves de caminar a su lado, me siento libre, tranquilo, especial y afortunado, mi mundo se detiene, más no el tiempo despreciable, que con su pasó constante la arrebata de mi lado,  me devuelve a la realidad, me empuja a la crueldad directa de ya no verla más, que cuanto más tiempo dura, sin una señal, sin contacto, mi interior se opaca, mi sangre se congela, mi mente se apaga, y un incesante dolor me empapa, es un ciclo interminable, entre el placer de su presencia, su dulce voz tierna, una sonrisa alegre y sincera, y la amargura de la soledad que me envuelve sí no está, que como lo dije, ni pesadilla se compare, este ciclo sin final, q no me deja más opción que confesar, no ati ni al mundo entero, no es tan fácil con aquello, confesar mi ilusión y deseo, a la persona dueña de ellos, confesar cual sincera propuesta, de tener una vida mejor junto a ella, pero... El temor... Ese extraño intruso que llegó a mis sentimientos, el desconocido mal que opaca mis sentidos, que no me deja, no me deja gritarle lo que siento, no me deja preguntarle sí su sentimiento, ese único, el único que me regalara paz, aquel que me regalara felicidad, aquel que temo, aquel que anhelo, sí su sentimiento me corresponde, o sólo es otra ilusión más, no puedo, al parecer no soy capaz, pero tú, tú que vigilas desde lo alto, amiga silenciosa que secretos escondes, de miles como yo enamorados, tú puedes darme el coraje, la fuerza necesaria para declararme, esa arma tan potente llamada valor, tú princesa de la noche, acompañáme en este afán, que con sólo tú compañía, podré, al menos mostrarle está carta desesperada, y esperar una respuesta, de euforia o melancolía, una respuesta sincera, que a mi alma, corazón y mente apasigue, que deje conocer al fin aquel sentimiento oculto, ese sentimiento, de que es lo que siente por mí, y así saber, saber


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame