54 votos
2 visitas/día
3723 dias online

La abandonada - Poemas de Gabriela Mistral



Poemas » gabriela mistral » la abandonada




Categoría: Poemas de Amor
La abandonada
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

A Emma Godoy
              
              Ahora voy a aprenderme
              el país de la acedía,
              y a desaprender tu amor
              que era la sola lengua mía,
              como río que olvidase
              lecho, corriente y orillas.
              
              ¿Por qué trajiste tesoros
              si el olvido no acarrearías?
              Todo me sobra y yo me sobro
              como traje de fiesta para fiesta no habida;
              ¡tanto, Dios mío, que me sobra
              mi vida desde el primer día!
              
              Denme ahora las palabras
              que no me dio la nodriza.
              Las balbucearé demente
              de la sílaba a la sílaba:
              palabra "expolio", palabra "nada",
              y palabra "postrimería",
              ¡aunque se tuerzan en mi boca
              como las víboras mordidas!
              
              Me he sentado a mitad de la Tierra,
              amor mío, a mitad de la vida,
              a abrir mis venas y mi pecho,
              a mondarme en granada viva,
              y a romper la caoba roja
              de mis huesos que te querían.
              
              Estoy quemando lo que tuvimos:
              los anchos muros, las altas vigas,
              descuajando una por una
              las doce puertas que abrías
              y cegando a golpes de hacha
              el aljibe de la alegría.
              
              Voy a esparcir, voleada,
              la cosecha ayer cogida,
              a vaciar odres de vino
              y a soltar aves cautivas;
              a romper como mi cuerpo
              los miembros de la "masía"
              y a medir con brazos altos
              la parva de las cenizas.
              
              ¡Cómo duele, cómo cuesta,
              cómo eran las cosas divinas,
              y no quieren morir, y se quejan muriendo,
              y abren sus entrañas vívidas!
              Los leños entienden y hablan,
              el vino empinándose mira
              y la banda de pájaros sube
              torpe y rota como neblina.
              
              Venga el viento, arda mi casa
              mejor que bosque de resinas;
              caigan rojos y sesgados
              el molino y la torre madrina.
              ¡Mi noche, apurada del fuego,
              mi pobre noche no llegue al día!




¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame