10 votos
2 visitas/día
4120 dias online

Siete cantos a la muerte - Poemas de Georg Trakl



Poemas » georg trakl » siete cantos a la muerte




Siete cantos a la muerte
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

Azulada muere la primavera; bajo sedientos árboles,
              camina un ser oscuro en el ocaso
              escuchando la dulce queja del mirlo.
              Silenciosa aparece la noche, con un venado sangrante
              que se abate lentamente en la colina.
              
              La húmeda brisa mece la rama del manzano en flor,
              se desata plateado lo que estuvo unido,
              muriendo con ojos nocturnos; estrellas que caen;
              dulce canto de la infancia.
              
              Iluminado bajó el durmiente por el bosque negro,
              murmuraba una fuente azul en la distancia
              cuando él levantó sus pálidos párpados
              sobre su rostro de nieve.
              
              La luna espantó un rojo animal
              de su guarida,
              y el oscuro lamento de las mujeres murió en suspiros.
              
              Radiante levantó sus manos hacia su estrella
              el blanco forastero;
              y silencioso abandona un muerto la casa derruida.
              
              Oh la imagen corrupta del hombre;
              fundida con fríos metales,
              noche y espanto de bosques sumergidos
              y el ardor del animal solitario;
              quietud de las corrientes del alma.

              

La barca sombría lo               llevó por cauces fulgurantes,
              llenos de estrellas púrpuras, y se inclinó
              apacible sobre él la verde rama,
              como una blanca amapola desde sus nubes de plata.

              

Tendida en el bosque de               avellanos
              juega con sus estrellas.
              El estudiante, quizá un doble,
              la sigue con la vista desde la ventana.
              Detrás de él está su hermano muerto,
              o tal vez baja por la vieja escalera de caracol.
              A la sombra de los pardos castaños
              palidece la figura del joven novicio.
              El jardín está en el ocaso.
              En el claustro revolotean murciélagos.
              Los hijos del portero dejan de jugar
              y buscan el oro del cielo.
              Acordes finales de un cuarteto.
              La pequeña ciega corre temblando por el camino
              y después su sombra va a tientas por muros fríos,
              rodeada de cuentos y leyendas sagradas.
              
              Hay un navío vacío que al atardecer
              desciende por el negro canal.
              En las tinieblas del viejo asilo caen ruinas humanas.
              Los huérfanos yacen muertos junto al muro del jardín.
              De alcobas en penumbra
              surgen ángeles con alas manchadas de barro.
              Gotean gusanos de sus párpados amarillentos.
              La plaza de la iglesia es sombría y silenciosa
              como en los días de la infancia.
              Sobre pies de plata se deslizan antiguas vidas
              y las sombras de los condenados
              descienden hacia las aguas suspirantes.
              En su tumba juega el mago blanco con sus serpientes.
              
              Silenciosos sobre el calvario
              se abren los dorados ojos de Dios.

              

Versión de               Helmut Pfeiffer




¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame