0 votos
4 visitas/día
1788 dias online

Palabras a una hija adolescente (1) - Poemas de Heber Silva



Poemas » heber silva » palabras a una hija adolescente (1)




Palabras a una hija adolescente (1)
Poema publicado el 08 de Diciembre de 2009

Hija:
      Sube la marea, nada la detiene, ni los dique ni la voluntad, llega hasta mis ojos, volcando allí tanto dolor, tanta pena. Se derrama líquida por mi pecho, agobiándome el corazón, que no encuentra la causa, que no entiende el motivo.
       Quisiera poder decirte que no pasa nada, pero te mentiría, siento que hay una causa. Verte así me enloquece, quiero llegar hasta ti, poder abrirte el alma, para que veas en su interior todo lo que siento y pienso, cuánto te amo, como has cambiado mi vida, y cuánto la cambiarás aún, por que eso es lo que quiero, para lo que vivo, por lo que lucho.
       Posiblemente no utilizo el idioma más adecuado para comunicarme, pero siempre confío en que tú tendrás el poder para lograr mostrarme la mejor manera de llegar hasta ti.
       Hasta mí es fácil que llegues, simplemente deja de lado tus prejuicios, olvida los roces pasados e intenta recordar que si bien soy tu padre, también quiero ser tu mejor amigo.
       No olvides que el orgullo es un mal consejero, yo mismo lo he olvidado algunas veces y he sufrido mucho.
       No me rehuyas cuando te busco, si te cuestiono o simplemente si no tengo un buen día, tu tienes muchos de esos y yo respeto tus ganas de no hablar, pero siento que en algún momento debemos conversar.
       Quiero poder decirte mis sueños, contarte que aun tengo ganas de hacer muchas cosas, que por el momento estamos abocados a un proyecto con tu madre, poder darles una formación a ti y a tu hermana para que puedan sobrevivir en el mundo sin necesidad de dependencias.
       Nos queda toda la vida por delante, no quisiera arruinarla por un detalle de comunicación, recuerda que cuando alguien se va permanentemente, muchas veces nos quedan tantas cosas por decir.
       Acéptame como soy, creo que así te tomo yo, aunque tantas veces tenga deseos de cambiar algunas cositas, tampoco olvides que se supone que soy tu padre y por lo tanto tengo el derecho y el deber de velar por ti, de educarte de la manera que me parezca más correcta.
       Compara tu vida, tu casa, con otras y piensa qué suerte has tenido hasta ahora, has vivido rodeada de amor, jamás te ha faltado nada, más bien creo que nos excedimos algunas veces. Tienes a tus dos padres, a tu hermana que te adora, tienes buena salud y eres una linda chica, aunque no lo pienses así.
Tienes un grupo de amigas maravillosas, que es muy bueno lo fomentes, ya que los amigos al contrario de la familia, se pueden elegir.
En fin, creo que si lo miras con detenimiento, hasta ahora te ha ido muy bien en la vida, no lo desperdicies para vivir amargada por un pequeño chip quemado, te propongo que lo cambiemos y entonces así podamos lograr una excelente comunicación en base al amor.

                                                              Tu padre.


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame