0 votos
1 visitas/día
1802 dias online

Noche - Poemas de Julieta Valdivia



Poemas » julieta valdivia » noche




Categoría: Poemas de Amor
Noche
Poema publicado el 20 de Octubre de 2017

Sueños ardientes que recorren mi mente, retorcida de deseos oscuros, pensarte se ha
vuelto mi locura, desbordo pasión, me envuelvo en las sábanas y comienza el placer de poseerte una vez
más, esta noche de nuevo soy tuya. Ya comienzo a sentir tus labios ardientes sobre mí espalda, huelo tu
piel con perfume a pecado, mis manos sostienen tu pelo negro como la noche, cómplice de tanta lujuria.
Mi piel se deja caer en las sábanas de seda que nos envuelven generosas, tus ojos se pierden en
mi piel morena, tu boca besa cada centímetro de mi piel como si la conociera, me pierdo en tus gemidos,
me vuelvo a encontrar a centímetros de tu ombligo, tu cuerpo simétrico, perfecto, brillante como las
estrellas que nos contemplan.
Tus dedos son magia, son suaves como el terciopelo, los orgasmos que de ellos se desprenden
alivian la tortura de existir sin ti. Eres el agua que sacia mi desierta alma, navego por los mares de tu
bendito cuerpo, me envuelves con tus brazos amante mío, no es posible para de besar tu boca, eres miel,
eres dulzura, caricia y tristeza. Esta noche no parare de amarte, te has convertido en el fruto que deseo
comer, eres el elixir de mi penosa existencia.
Percibo la luz que se deja asomar lentamente, tu silueta se va evaporando, voy perdiendo tu
aroma, y se va asomando la culpa de haber sido tuya nuevamente. Te has convertido en el néctar que
endulza mis días pesados de tanto existir, despierto y ya espero el umbral de la oscura noche para poder
poseerte de nuevo. No puedo luchar con el demonio que posee mi cuerpo, el placer que me entrega el
sabor de tu piel, es incontrolable el deseo de tenerte, es que ya soy tuya más que mía, pero el
desconsuelo es saber que no soy de nadie.
Dolor de mi existencia, al saber que sólo puedo poseerte en mis sueños, pobre de mí espíritu vacío
al no poder tenerte, envidiosa de la que ha podido amarte más allá del umbral entre lo real y lo ficticio,
celosa de los gemidos de ella, furiosa de las alegrías que has entregado, loca, desesperada, histérica, y es
que solo soy un espectro de ambulante, vacía, me recuesto en el jardín de las flores marchitas, jamás han
conocido la luz del sol. Te esperare esta noche amado mío, no demores en mis pensamientos, hoy me
perfumare de dulzura y encanto, esta noche será de rojo, de tabaco, vino y recuerdos, por favor no
demores que mi alma necesita de este último aliento para descansar, después de ti y el dulce pecado de
tus brazos, más allá me esperara la muerte.

                                        Julieta.


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame