18 votos
4 visitas/día
1854 dias online

Mi ira - Poemas de Katherine Castillo



Poemas » katherine castillo » mi ira




Mi ira
Poema publicado el 29 de Junio de 2009

Hiciste que las tristezas vuelvan
Sin intención, ya están aquí
No dejaste que los dolores duerman,
Sin intención, ya están aquí.

La ira que siento dentro despierta,
Todo el amor desaparece
Todo el cariño se esconde detrás de una piedra,
Nada de vida conmigo permanece.

Lo que hiciste no tiene perdón,
¿Quién podría jugar con los sentimientos?
Sólo tú, alma sin corazón,
Que todo lo que dice se lo lleva el viento.

¿Cómo pude ser tan ilusa?
Creer que tú también me amabas,
Todas las lágrimas, ya difusas,
Devuelven todo lo que tú me dabas.

Me dijiste tantas cosas increíbles,
Increíbles debían de ser,
Incluso llegué a creer en imposibles,
Pero imposibles llegaron a ser.

Tanta ira reemplazó al amor,
Ahora con tristeza y tantas lágrimas,
Incluso ahora roto mi corazón,
No importa, no importa ya nada.

Te quiero fuera de mi vida,
Te quiero fuera de mi mente,
Te quiero fuera de mis días,
Incluso ya no quiero verte.

No importa de quien la culpa fue,
Está claro que no fui sólo yo,
Aquel miedo que tenías ahora es,
Una realidad, me pierdes, nos perdemos los dos.

Tantas ganas de gritar aquí adentro,
Tantas ganas de llorar aquí afuera,
Tanto tiempo malgastado en lamentos,
Por ti, hubiera ido adonde fuera.

Ahora comprendo quien eres,
Al parecer nunca terminé de conocerte,
Todo aquello que, supuestamente, tanto temes,
Ahora se cumple, no me verás al no verte.

Tantas horas te dediqué,
Tantos días te lloré,
Tantos años te busqué,
Y ahora entiendo que amor nunca fue.

Si de verdad me quieres entonces habla,
Porque estás a punto de un error cometer,
Si lo sientes de verdad, di que me extrañas,
Porque si no lo haces nunca me volverás a ver.

Me duele el darme cuenta,
De quien me llegué a enamorar,
De una persona totalmente ciega,
Que dijo amarme y no era verdad.

¿Cómo sé que no me amas?
Tu actitud lo demuestra todo,
¿Cómo sé que fueron sólo palabras?
Porque mi corazón está totalmente solo.

Si dos personas se quieren tanto,
Juntas deben estar, sin importar nada,
Por culpa de tu miedo, mi llanto
Crece tanto, en vanidad vaga.

No ha pasado tanto tiempo,
Pero aún así te comportas infantil,
Pones de excusas a tus miedos,
Y no tomas en cuenta nuestro fin.

Ya es tarde, ya me perdiste,
Pero lo que sientes dime antes,
No me perdonaré si me quisiste,
Y arruiné todo por culpa de mi actitud pedante.

Traté de darte todo, y eso hice,
Más parece que a ti no te importó,
Que no tomaste en cuenta lo que dije,
Cuando el “te amo” de mis labios brotó.

Diferente se tornó tu mirada,
Al igual que todo tu ser,
Ahora no te conozco, dices nada,
Eres alguien a quien no quiero conocer.

La verdad es que no sé que hacer,
Dijiste  tantas cosas,
Estoy confundida, sin querer ser,
La que todo de ti añora.

Me enamoré de ti,
¿Qué puedo hacer si me enamoré?
Pero tengo tanta ira dentro de mí,
¿Qué puedo hacer si me enamoré?

Me acuerdo como te miraba hace años,
Éramos dos niños apenas,
No conocíamos de amor o de daños,
Peor aún, no conocíamos de penas.

Hasta el día en el que mi corazón,
Latía más fuerte cuando te acercabas,
No sé porque perdía la razón,
Cada vez que la mano me dabas.

Era un sentimiento tan puro,
Lleno de claridad e inocencia,
No había sentimiento alguno,
En mi vida antes, estaba su ausencia.

Así pasaba el tiempo,
Al día de hoy llegamos,
Ese sentimiento ya no cabe dentro,
Pero lo destruyes con palabras de engaño.

Ahora siento que ya no quiero verte,
Que mis esperanzas han muerto,
Pero al mismo tiempo junto a mí quiero tenerte,
Porque tal vez lo que pienso no es cierto.

Dijiste que yo era la única,
La única que llegaba a tu corazón,
La que con su alma búdica,
Te tenía loco de pasión.

Nadie sabe si tus palabras eran ciertas,
Nadie sabe si de verdad me quieres,
Si por mí tu alma tenías abierta,
Nadie sabe si amor verdadero aún tienes.

Quiero odiarte pero no puedo,
La ira no es tan grande como el amor,
Debo dejar de pensarte pero no quiero,
Sigues dentro de mí, dentro del corazón.

Aún así debo olvidarte,
De mi mente debo arrancarte,
Sé que duele el no amarte,
Pero más dolerá si no te tengo aparte.

No puedo recordar todo lo que dijiste,
Se me pasa por la mente pero duele,
Fue tan confuso y fue tan triste,
El que junto a ti no quieras tenerme.

Después de tantos años de insistencia,
Debo resignarme de una vez,
Dejar que la ira y la inocencia,
Se unan para que esto no pase otra vez.

La verdad es que no volveré a creer,
No volveré a creer en la palabra de un hombre,
Incluso he de llegar a temer,
Cuando uno de ellos me diga su nombre.

Gracias a ti por darme tanto,
Me diste una valiosa lección,
Gracias a ti no volverá el llanto,
Y nadie volverá a entrar en mi corazón.

Me lastimaste mucho, pero ha de pasar,
Sólo debo escuchar a mi razón,
Con el tiempo las cosas vuelven y van,
Pero jamás volverá este eterno amor.

Trataré de que esto no llame la atención,
Ni lo que sufro ni lo mucho que te amo,
Trataré de ocultar la eterna pasión,
Para que luego no digan que todo fue en vano.


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame