0 votos
1 visitas/día
3307 dias online

Acompañado de una sensación - Poemas de Marcelino Maltez



Poemas » marcelino maltez » acompanado de una sensacion




Acompañado de una sensación
Poema publicado el 05 de Octubre de 2011

Desde que abrí la puerta de la casa
me salió al encuentro la sensación física
de que no estaba solo.
Alcancé ver el celaje del gato que saltó del sofá
y se escabulló por el balcón.
En su plato quedaban las sobras de una comida
que yo le había servido.
La peste de sus orines rancios y su caca caliente
habían contaminado todo.
Había leído en alguna parte que los gatos escarban la tierra
para esconder su estiércol
y que en las casas sin patio como esta
lo hacen en las macetas de las plantas
o en cualquier otro escondrijo.
Lo apropiado es prepararles desde el primer día una caja con arena
para orientarles el hábito
y que ellos lo primero que hacen en casa nueva es marcar territorio
orinando por todas partes.
Difícil es enseñar un gato a no montarse en la cama.
En no orinar aquí o cagar allá en quedarse quieto.
Terminé de entrar o me enfrentaba al aguacero que se oía
cuyos vientos huracanados amenazaban con desquiciar la casa.
Sufrí un ataque de estornudos sucesivos
me dolía el cráneo y tenía fiebre
pero me sentía poseído por una fuerza y una determinación
que nunca tuve antes por ninguna causa.
Puse calderos y peroles en el piso para recoger las goteras
y me di cuenta que unas nuevas seguían saliendo.
Me apresuré a mover los muebles y desconectar el televisor
la biblioteca y sus libros
corrí para que no se mojara los papeles de lo que estaba escribiendo.
Los amordacé con trapos y bolsas plásticas
hasta donde pude para darme tiempo de salvar los borradores.
de pronto un relámpago fantasmal
y su trueno simultáneo impregnó el aire
de un fuerte olor a azufre.
El viento desbarató con fuerza los vidrios de las ventanas
y la tremenda borrasca de mar rompió los cerrojos
y se metió dentro de la casa
lavando e llevándose todo en su camino hacia la parte más baja.
Ya no había estiércol ni basura del gato en la sala
todo se estaba llevando el agua lavando la suciedad.
Pero de repente así como sopló e llovió así escampó
y con el paso del aguacero seguía la sensación
de que no estaba solo en la casa.
Y que fue esto me preguntaba a lo incontestable!
Buscaba una explicación y la justificación que encontraba
era que así como los hechos reales se olvidan
también algunos que nunca fueron pueden estar en los recuerdos
como si hubieran sido.
Si evocaba la emergencia del aguacero
no me veía a mi mismo solo en la casa
sino siempre acompañado de una sensación
de una presencia que no podía ver.
Ultimadamente estaba acompañado
la había tan cerca ahora más en la noche
que percibía el rumor de su aliento en el dormitorio
y los latidos de su mejilla en mi almohada.
Solo así entendí
que hubiéramos podido hacer tanto en tan poco tiempo.


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame