0 votos
1 visitas/día
3099 dias online

Jesús y la cruz - Poemas de Maria Merced



Poemas » maria merced » jesus y la cruz




Jesús y la cruz
Poema publicado el 25 de Abril de 2011

Cuán hermoso es tu camino, oh maestro!,
que con sangre lo pintaste y con amor lo adornaste. Su base fue un madero y en sus bordes habían clavo, que sostenían el cuerpo del divino siervo amado.
    Fue un llamado especial, que ocurrió en el cielo eterno, y no fue hallado siervo alguno, para llevar a cabo el hecho. Entre ángeles y el Padre eterno, se oyó una voz de consuelo, que dijo:
                  "aquí estoy yo dispuesto,
                    a darlo todo por ellos".
    Cuanta pena sintió el Padre, al entregar su hijo eterno, pero fue más grande el consuelo, de entregarle el mundo entero y de saber de que por cierto salvaría al mundo entero.
    Entre ruídos y lamentos y látigos sin consuelo, se oían voces que decían:
                        "no queremos a ese
                          siervo, porque dice
                          llamarse el hijo
                          del Dios eterno".
    Era tanto el gran dolor que sentía el buen Señor, que en voz de llanto clamó:
                              "Padre, porqué
                                solo estoy?"
    En un momento se oyó, que el mundo se estremeció, y el lamento de algunos por la pédida del Señor; aunque ahora era el momento en que el Señor descendió, a derrumbarle el imperio al malvado destructor.
    Era tanta la tristeza que algunos ya sentían al mirar que nada nuevo en el mundo acontecía. Unos guardas mantenían el sepulcro en gran vigília, sin saber de la sorpresa que sorprendería sus vidas.
    Un día muy de mañana, vino un ángel del Señor, y con gran brillo y resplandor, a las santas les refirió, que en el camino ellas verían a su amado y buen Señor.
    Cuanto gozo y cuanto amor, al ver a su buen Señor, que con poder y con gloria la muerte ya la venció.
    Y que linda la aparición, a los once el Señor, les dijo con mucho amor:
                  "aquí está ya su Señor
                  y al mundo los mando
                  yo, para hablar de la
                  redención, y que aquí
                  dispuesto estoy, a sal-
                  var al pecador".


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame