0 votos
1 visitas/día
2936 dias online

Aquella tarde de verano - Poemas de Max Cusiataw Riveros



Poemas » max cusiataw riveros » aquella tarde de verano




Categoría: Poemas de Amor
Aquella tarde de verano
Poema publicado el 05 de Septiembre de 2012

AQUELLA TARDE DE VERANO...

En una tarde de verano
nos conocimos Chavelita de mi vida.
Para querernos tan solo
fue y bastó una mirada.
Tu belleza incomparable
de sirena humana,
tu belleza de mariposa esbelta
y estrella curvada e inhumana,
hizo que yo me enamorara perdidamente,
hizo que yo me enamorara perdidamente…

¿Te acuerdas? …Nos conocimos
bajo el manto crepúsculo del atardecer,
bajo la lluvia primaveral,
debajo del arco iris nos dimos el primer beso.
en los portales veranos nocturnos,
en las playas del anochecer
de aquel domingo,
descargamos todo nuestro pesar espeso…     

Al embriagarme con tus besos,
con la miel  de tus labios.
yo me perdía en tus brazos,
alas cadenas e inolvidables,
amada mía, yo me perdía
en las dunas desiertas de tu cuerpo,
vertiendo la lluvia de mi ávido
amor de poco en copo.

Yo me perdía buscándote
en las selvas tropicales
de tu corazón, en el océano
de corazón navegaba
al galope con las olas
de tus besos amada mía.
Yo me perdía aquellas noches,
aquellas noches yo me perdía…

Chavelita de mi vida,
sentí  la dicha de tenerte toda la vida.
Soñé el momento de quererte
hasta la alarma de la muerte.
Soñé el momento de morir
enfermo de amor en el templo
de tu corazón rogando una plegaria de vida…

Chavelita de mi vida,
esos tus ojos avispas griegas, esos tus labios,
filos desfiladeros han curtido,
donde el amor se enciende
con besos dinamitas,
  mi amor perdido por ti,
embrujado me tienen por ti…

Yo pensaba ser tu dueño,
pasar los años sin dejar pasar el amor.
Yo pensaba ser tu dueño,
quererte y amarte toda la vida.
Batallar en las islas de nuestras lágrimas,
todo por amor.
Luchar como dos soldados
cosmopolitas del corazón,
de coraza en coraza acorazar
nuestra senda de dos forasteros
salvajes amantes de un loco amor.

Pero en esta primavera
que se enfría nuestro nido de amor.
Aquel amor de un verano
quieres con tu desdén,
quieres abortar en las alas
del infernal invierno.

Anidamos en otoño nuestras ilusiones,
pasamos el invierno con calefacción de amor,
pasamos la primavera primaverando nuestro amor.
Ahora que llega el verano, quieres llover nuestro amor.
Siendo mía quieres engañarte ahora
que vuelve aquella tarde de verano… (07-12-2011)


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame