22 votos
1 visitas/día
3110 dias online

El arbol de la vida - Poemas de Miguel Angel Moran Barajas



Poemas » miguel angel moran barajas » el arbol de la vida




Categoría: Poemas de Amor
El arbol de la vida
Poema publicado el 16 de Febrero de 2011

Renacisteis de la nada y te convertisteis en mi vida. Renacisteis de la fuente de la vida, eras el manantial donde la agonía de mis penas iba hacia donde tú estabas para beber de tu riqueza.


Fui un alma perdida, donde podías comprobar la frialdad de mi vida, el dolor, el sufrimiento y mi mal carácter.

Yo no quería poner mi mal genio hacia ti, yo no quería que tú llevaras la carga de todos mis problemas.

Tu seguisteis un juego al que yo no te obligue, tu querías ser la reina del mundo, pero no pudo ser. Quiero ser el mago de tu esperanza,  la persona que pueda hacerte feliz, cai de la nada y me convertí en tu fiel caballero.

Que los destellos del mundo caigan en forma de lluvia, que quiero hacer el lago mas bello del mundo, donde nuestros corazones se unan para siempre.

Que seria de la vida, si la palabra amor no existiera. Que seria de la vida si tú y yo no nos hubiéramos conocido, que este mundo no estuviera en el universo.
Solo dios sabe realmente lo que en nuestras vidas ha pasado, lo que realmente sentimos el uno por el otro.

La vida es bonita, la vida es maravillosa, solo tu me puedes hacer comprender que te amo realmente, que daría mi vida por ti, que seria capaz de escalar la montaña mas alta del mundo para que supieras que te amo.

Plante el árbol de la vida, donde en su corteza grabe nuestros nombres para que siempre permanezcan hasta la eternidad. Tú eres la única que me robasteis el corazón y quiero que vuelvas hacerlo, quiero que me lo arranques de mi pecho para que veas que aun te sigo amando.

Luche con todas mis fuerzas para que fueras mía, derrame mi sangre en una gran batalla donde el rival era la muerte.

Fui herido, mi sangre se derramaba poco a poco ya tenia pocas fuerzas, fui la marioneta de la muerte, pero aun herido tuve la suficiente fuerza para arrastrarme lentamente hacia ese árbol que plante y escribirte alrededor de el que tu fuisteis la rosa que siempre me cautivo, aunque yo este en el lecho de muerte por siempre hasta la eternidad te amare


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame