3 votos
1 visitas/día
3965 dias online

La vÍbora - Poemas de Nicanor Parra



Poemas » nicanor parra » la vibora




La vÍbora
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

Durante largos años estuve condenado a adorar a una mujer despreciable,
              sacrificarme por ella, sufrir humillaciones y burlas sin cuento,
              trabajar día y noche para alimentarla y vestirla,
              llevar a cabo algunos delitos, cometer algunas faltas,
              a la luz de la luna realizar pequeños robos,
              falsificaciones de documentos comprometedores,
              so pena de caer en descrédito ante sus ojos fascinantes.

              

En horas               de comprensión solíamos concurrir a los parques
              y retratarnos juntos manejando una lancha a motor,
              o nos íbamos a un café danzante
              donde nos entregábamos a un baile desenfrenado
              que se prolongaba hasta altas horas de la madrugada.
              Largos años viví prisionero del encanto de aquella mujer
              que solía presentarse a mi oficina completamente desnuda
              ejecutando las contorsiones más difíciles de imaginar
              con el propósito de incorporar mi pobre alma a su órbita
              y, sobre todo, para extorsionarme hasta el último centavo.
              Me prohibía estrictamente que me relacionase con mi familia.
              Mis amigos eran separados de mí mediante libelos infamantes
              que la víbora hacía publicar en un diario de su propiedad.
              Apasionada hasta el delirio no me daba un instante de tregua,
              exigiéndome perentoriamente que besara su boca
              y que contestase sin dilación sus necias preguntas,
              varias de ellas referentes a la eternidad ya la vida futura,
              temas que producían en mí un lamentable estado de ánimo,
              zumbidos de oídos, entrecortadas náuseas, desvanecimientos prematuros
              que ella sabía aprovechar con ese espíritu práctico que la caracterizaba
              para vestirse rápidamente sin pérdida de tiempo
              y abandonar mi departamento dejándome con un palmo de narices.
              
              Esta situación se prolongó por más de cinco años.
              Por temporadas vivíamos juntos en una pieza redonda
              que pagábamos a medias en un barrio de lujo cerca del cementerio.
              (Algunas noches hubimos de interrumpir nuestra luna de miel
              para hacer frente a las ratas que se colaban por la ventana).
              Llevaba la víbora un minucioso libro de cuentas
              en el que anotaba hasta el más mínimo centavo que yo le pedía en               préstamo;
              o me permitía usar el cepillo de dientes que yo mismo le había regalado
              y me acusaba de haber arruinado su juventud:
              lanzando llamas por los ojos me emplazaba a comparecer ante el juez
              y pagarle dentro de un plazo prudente parte de la deuda
              pues ella necesitaba ese dinero para continuar sus estudios.
              Entonces hube de salir a la calle y vivir de la caridad pública,
              dormir en los bancos de las plazas,
              donde fui encontrado muchas veces moribundo por la policía
              entre las primeras hojas del otoño.
              Felizmente aquel estado de cosas no pasó más adelante,
              porque cierta vez que yo me encontraba en una plaza también
              posando frente a una cámara fotográfica
              unas deliciosas manos femeninas me vendaron de pronto la vista
              mientras una voz amada para mí me preguntaba quién soy yo.
              Tu eres mi amor, respondí con serenidad.
              ¡Ángel mío, dijo ella nerviosamente,
              permite que me siente en tus rodillas una vez más!
              Entonces pude percatarme de que ella se presentaba ahora
              provista de un pequeño taparrabos.
              Fue un encuentro memorable, aunque lleno de notas discordantes:
              me he comprado una parcela, no lejos del matadero, exclamó,
              allí pienso construir una especie de pirámide
              en la que podamos pasar los últimos días de nuestra vida.
              Ya he terminado mis estudios, me he recibido de abogado,
              dispongo de un buen capital;
              dediquémonos a un negocio productivo, los dos, amor mío, agregó,
              lejos del mundo construyamos nuestro nido.
              Basta de sandeces, repliqué, tus planes me inspiran desconfianza.
              Piensa que de un momento a otro mi verdadera mujer
              puede dejarnos a todos en la miseria más espantosa.
              Mis hijos han crecido ya, el tiempo ha transcurrido,
              me siento profundamente agotado, déjame reposar un instante,
              tráeme un poco de agua, mujer,
              consígueme algo de comer en alguna parte,
              estoy muerto de hambre,
              no puedo trabajar más para ti,
              todo ha terminado entre nosotros.
              
              
              
     
              




¿Pudiera decirnos en que categoría ubicaría este poema?

Amor
Amistad
Familia
Poemas de Cumpleaños
Poemas de San Valentín o
      Día de los Enamorados
Poemas del Día de la Mujer
Poemas del Día de las Madres
Poemas del Día de los Padres
Poemas de Navidad
Poemas de Halloween
Infantiles
Perdón
Religiosos
Tristeza y Dolor
Desamor
Otra Categoría
¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame