6 votos
1 visitas/día
4979 dias online

Arca de lÁgrimas - Poemas de Pablo García Baena



Poemas » pablo garcia baena » arca de lagrimas




Arca de lÁgrimas
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

¿Quién sois, Señora, que dejáis vuestra casa sobre la cuesta,               
vuestro camarín de buganvillas y luces
y vais llorosa en noche de tambores
-otra vez los tambores, ahora en gloria fúnebre-,               
Señora enlutada que camináis hacia los patíbulos?

El madero se yergue sobre el monte
y pende a punto de caer el fruto bendito,               
acorred, Señora de los ajusticiados.

El condenado grita en la noche: Padre.               
No es a Vos, humanísima, no divina,
amarga sólo y sólo en la amargura entreabrís vuestros labios.               
Y está la noche erizada de tambores,
cientos de años bajando en soledad
por el monte de la calavera,               
vuestro manto empapado en el lodo y la sangre
por siempre jamás, Madre del supliciado,               
la voz encomendándote: Mujer, ahí está tu hijo,
el reo, el acusado, el hombre.
              
Otra vez los tambores anuncian la ejecución
junto a la tapia blanca,               
Señora que acudís sola en vuestro sollozo,
las lágrimas lloviendo silenciosas.
              
Llagas de la tortura en las celdas,
fiebre de heridas en las sábanas coaguladas de los hospitales,               
blanca sobredosis de luna sobre el crimen.
Rasean los tambores con el vuelo de las rapaces amarillas,
la quieta brasa de sus ojos brillando               
sobre las osamentas de la guerra y el hambre,
y el vacilante abandono de la razón               
cuando el dedo de infamia señala las tinieblas exteriores.

Sin duda estáis cansada en vuestro acuitamiento,              
Señora que presides la noche de la necesidad,
escalera, lienzos, sepultura.
Vuestro pueblo os aclama y a la vez -no callan los tambores-               
brillan en vuestro corazón los cuchillos del abandono,
y florecen en vuestras manos los juncos marinos de las espinas,               
el férreo lirio sangriento de los clavos.

Señora que camináis al atardecer               
tras el cadáver rígido sobre el frío de la losa,
sobre la terca ceguera de los hombres               
marcados como el rebaño con la señal del matadero,
Señora que volvéis los ojos
en la fatiga de la compasión
-velan aún, confusos, los tambores-,               
ayúdanos, Altísima.




¿Pudiera decirnos en que categoría ubicaría este poema?

Amor
Amistad
Familia
Poemas de Cumpleaños
Poemas de San Valentín o
      Día de los Enamorados
Poemas del Día de la Mujer
Poemas del Día de las Madres
Poemas del Día de los Padres
Poemas de Navidad
Poemas de Halloween
Infantiles
Perdón
Religiosos
Tristeza y Dolor
Desamor
Otra Categoría
¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame