17 votos
2 visitas/día
2231 dias online

Oda al Átomo - Poemas de Pablo Neruda



Poemas » pablo neruda » oda al atomo




Oda al Átomo
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

Pequeñísima estrella,
       parecías para siempre enterrada en el metal:
       oculto,
       tu diabólico fuego.
       Un día golpearon en la puerta minúscula:
       era el hombre.
       Con una descarga te desencadenaron,
       viste el mundo, saliste por el día,
       recorriste ciudades,
       tu gran fulgor llegaba a iluminar las vidas,
       eras una fruta terrible,
       de eléctrica hermosura,
       venías a apresurar las llamas del estío,
       y entonces llegó armado con anteojos de tigres y armadura,
       con camisa cuadrada,
       sulfúricos bigotes,
       cola de puerco espín,
       llegó el guerrero y te sedujo:
       duerme, te dijo,
       enróllate,
       átomo, te pareces a un dios griego,
       a una primaveral modista de París,
       acuéstate en mi uña,
       entra en esta cajita,
       y entonces el guerrero te guardó en su chaleco
       como si fueras sólo una píldora norteamericana,
       y viajó por el mundo
       dejándote caer en Hiroshima.
       
       Despertamos.
       La aurora se había consumido.
       Todos los pájaros cayeron calcinados.
       Un olor de ataúd,
       gas de las tumbas,
       tronó por los espacios.
       Subió horrenda la forma del castigo sobrehumano,
       hongo sangriento, cúpula, humareda,
       espada del infierno.
       Subió quemante el aire
       y se esparció la muerte en ondas paralelas,
       alcanzando a la madre dormida con su niño,
       al pescador del río y a los peces,
       a la panadería y a los panes,
       al ingeniero y a sus edificios,
       todo fue polvo que mordía,
       aire asesino.
       La ciudad desmoronó sus últimos alvéolos,
       cayó, cayó de pronto,
       derribada, podrida,
       los hombres fueron súbitos leprosos,
       tomaban la mano de sus hijos
       y la pequeña mano se quedaba en sus manos.
       Así, de tu refugio,
       del secreto manto de piedra en que el fuego dormía te sacaron,
       chispa enceguecedora,
       luz rabiosa,
       a destruir las vidas,
       a perseguir lejanas existencias,
       bajo el mar,
       en el aire,
       en las arenas,
       en el último recodo de los puertos,
       a borrar las semillas,
       a asesinar los gérmenes,
       a impedir la corola,
       te destinaron, átomo,
       a dejar arrasadas las naciones,
       a convertir el amor en negra pústula,
       a quemar amontonados corazones
       y aniquilar la sangre.
       
       Oh chispa loca,
       Vuelve a tu mortaja,
       Entiérrate en tus manos minerales,
       vuelve a ser piedra ciega,
       desoye a los bandidos,
       colabora tú,
       con la vida,
       con la agricultura,
       suplanta los motores,
       eleva la energía,
       fecunda los planetas.
       Ya no tienes secreto,
       camina entre los hombres sin máscara terrible,
       apresurando el paso y extendiendo los pasos de los frutos,
       separando montañas,
       enderezando ríos,
       fecundando,
       átomo,
       desbordada copa cósmica,
       vuelve a la paz del racimo,
       a la velocidad de la alegría,
       vuelve al recinto de la naturaleza,
       ponte a nuestro servicio,
       y en vez de las cenizas mortales de tu máscara,
       en vez de los infiernos desatados de tu cólera,
       en vez de la amenaza de tu terrible claridad,
       entréganos tu sobrecogedora rebeldía para los cereales,
       tu magnetismo desencadenado
       para fundar la paz entre los hombres,
       y así no será infierno tu luz deslumbradora,
       sino felicidad,
       matutina esperanza,
       contribución terrestre.
       




¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame