1 votos
2 visitas/día
29 dias online

La tierra - Poemas de Phylum (la Reina Roja)



Poemas » phylum (la reina roja) » la tierra




Categoría: Poemas de Amor
La tierra
Poema publicado el 24 de Septiembre de 2020

La creación de la tierra



Estamos en el espermatozoide, por la válvula mitral y el sufrago cromosómico. Es la gametogénesis  y los cálices menores y de cuclillas, la hialorunidasa y sollozando en la vulva, Gea, la madre tierra, duerme. Ante su epigenética, el ovocito, subyace cuál luteinizante, lactando pechos por micras y plantas anterozoides, pero la grulla del epitelio organiza el cromosoma tal que la cara trifásica sea soló menguante y la espermiogenesis, se infracte en la epigenética para que al nacer Gea, en el mundo de la trompa de falopio, sus caderas anchas, que guardan al esperma de los machos y hembras para susurrar en los ojos de las bocas palatinas sus ensemas en la mollera de la piamadre, y los retículos de los árboles pigmentados por capullos de almendros y haploide ovariotomía de su nariz en las flores del órgano, cubrirá a la mesosfera con sus hiedras embarazadas por rayos xantricos y colmenas de cejas anchisimas así, el hijo de la primavera, polinizara al gen con su diámetro oval.

Oh, las mancuernas vegetales naciendo miles de embriones. El parto óvulo-genital. Ante las Driades , la hechicera colmena su latido en posición efímera, prístina su concepción metabólica, su ovariotomía calixtea la obrogénesis, el llanto espermático del útero, bombea chorros de luz espermatozoidiaca. Sus alas Platences coagulan su armadura hilliaca, el cayado embranoso puja hasta qué el macho exploré en su miogénesis la sigla órganoplasmática y en los cielos Azurcones se pulula albarquetipo Cretense de Joshepine... 

Y un planeta caníbal yace en las colchas bíblicas de peldaños marismaticos llevando en su regazo, a las esferas Nistes cobaltosas y reencarnecidas por óvalos florales como capullos de chinches celestinas.

Cuál rayo sagital, un manojo pigmeo secretado por testículos de semejanza, coacciona en la estrella de los animales prehistóricos un ojo verde, efeboide. La madre naturaleza, Gea, se manifiesta ante una almilla cubierta por fosfatos alcalinogenaza dónde cree entre llamas póstumas y recreos renales por luces esféricas en sus plantas carnívoras que cuelgan en su occipucio un monosílabo que tañe como hembra la tralla decagonal parturienta y menstruada por cuáles sus hijos, moviéndose como libélulas, chillan ante el soplo invernal de Elema. 

Oh, pero senos lactantes. Tu brioso punzón esboza sacarosa como tubérculos blancos y células pálidas para que el feto no se sienta muerto, y las aguas limpias del Seol, emocionen al hombre al rescatar al embrión del saco alveolar y yuxtaponerlo en su enervación con sus muñecas radiales subiendo su hipertrofia hasta la cabeza donde los genes y las neuronas armen en su hipotálamo un degrade hermoso por sangre de Isolda y reyes de puntos Astrolopitecus...

«Simploide,  se oscurece la válvula»... 

—Cuál orgullo de positrón,— se hace luna el sueño de los inmortales. «La estrella Siria,  alumbra en el trópico de Cáncer,  y Silvestre, piensa en los destellos de su corazón y mente,  paliando juntó a Athena,  su onomastosis, — y la cara,  de la sirena dormida en las colchas de mar,  inconscientes...— Trompeleila, — en su génesis, nace,  con los animales sagrados, fermina y con el agua— miel,  se contiene.

«Abraespasmodico,  chinche de cabellos ululantes en quimio— receptor— por ovulización, en la trompeta de falopio y los calices menores»...

(Esmeraltea,  crema en su xalio,  un eglobo, pismeo,  coagulante,  lechoso, como la vía de Andrómeda, ulluleando el ukulele,  anta Kalahari, y Simonella,  cuál, «Esmeteli— Upague— Escekolo— hasta Eclebolth—« Marino,  Sereneia,  fosfolípido,  prerreneal,  ovogenia hacía calices menores»— ...

...El saco alveolar,  chupa al Gigoló qué fecunda masa fonoidal y rombos, en el rocío del mañana, para que la flautista,  Pencipe,  salive huevos de Dinosaurio en su cuenca de menstruada flor,  sin desvirgar...«¿Cómo trópico de Acuario,  Elemi,  se inmoviliza en su diantre embarazada de un óvulo, qué crece»... —Será un gérmen.— ...Pinil,  su hada madrina,  se alcaleniza en su desciende médico, como si fuera Citronel, guazan,  en los periodos del parto mental, osmologiendo a esperma,  para que Florelia, xantrica,  eleve su tetilla burlesca, y moje con su esputo a la cabeza de Upaguel,  y ella,  solloze ante Kalia y Sebona, correteando por los bosques de Lesbos,  germinando místicas llagas de Pasionistas y entre ellas,  «el juego del ovario», sea, — crear más fiestas de mujeres iluminadas por fuego y climax...——Angelema,  «Nacida en el estanque del Seol»... «Como si fuera,  Androcenella, en Plutón, mueve su cosmos lechosos,  en Urano; ve a Amelila,  nacer con Streopulia, en los comunes «Olirium»... Se pilfoteana,  en las comunas del "Orsol".

—Celliacus,  la engendró, pero su órbita propia,  es «Geliteal»... Con vía láctea, en su estrella oval, «Folityli»... Y sus lunas,  (Almeli,  Uilu,  Tugu,  y Silope)... En la cueva de Llunus,  la hermosa mujer Celta, de pelambre negro y ojos azules,  y vestido con trictas de berilio y azul zirconio, con piedras de rubíes y omalgama de xanyri, vulva de orogeneaida,  por caliobes de células y organoides de protoplasma y Azur ilusión...—Flotando,  en estanque—agua—plateado,  se encuentra «Siria,  la sirena del sur»... «Tal Oninfa,  brilla con su esterlino pulsor plateado,  nadando en el mar,  Brisa,  cuál, Siria,  se mueve como libélula, Azul,  en la luna del trópico de Cáncer. » Se cuenta,  que en el medio,  de su génesis, Siria,  adolece de partos de Tritones y esponjas de mar,  — subiendo marea arriba,  con su collar de caracoles y perlas,  observandose frente a la luna,  Elema,  su madre... Y, ella,  nada,  contra corriente, cuál, Brennan— en las aguas de los acantilados del sur,  Siria, baila con las lágrimas hasta el Seol...——Epitelio—circuoide— masa eglabolar.  En oceanides pléyades, ululando su espermalogeno,  plagando al faro, —etimologico, preñado de luz. — Cuál,  embarazo, mental,  en los cinco meses, siamesas, igualmente separadas comiendo del mismo cordón umbilical, menstruando su ojo eglabolar,  en las cuencas de Maupassant,  «Efebolia», reina mayúscula, del océano, tricta con su porlamar, un pielago,  arquitecturamo, calambre de pulso meningeo por huellas dactilares y vientre de ovox,  ovocitos y trompas de falopio,  orgasmos en retina y la estrella de las espinas, sopomuda,  caldera de los hiptongos y los monosílabos y los pretéritos pluscuamperfectos,  —hasta (Elema,)  la osa mayor,  en «Cangry Sirius.» La sireneia,  violacea,  con su espaldaña morena y sus riñones putridos por esputos de melasa...  —


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame