2 votos
1 visitas/día
5066 dias online

Sweeney entre los ruiseÑores - Poemas de Thomas Stearn Eliot



Poemas » thomas stearn eliot » sweeney entre los ruisenores




Sweeney entre los ruiseÑores
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

"¡Ay, herido estoy por un golpe mortal! "
              ESQUILO, Agamenón

              
              Sweeney, cuello simiesco, separa sus rodillas
              dejando colgar sus brazos para reír,
              listas de cebra a lo largo de su mandíbula
              dilatándose hasta ser manchas de jirafa.
              
              Los anillos de la luna tormentosa
              se deslizan al poniente hacia el Río de la Plata,
              la Muerte y el Cuervo se desvían arriba
              y Sweeney custodia el pórtico encornado.
              
              El tenebroso Orión y el Can
              están velados; y apaciguados los estremecidos mares;
              la persona con capa española
              intenta sentarse so bre las rodillas de Sweeney
              
              pero resbala y tira del mantel de la mesa,
              vuelca una taza de café,
              se recompone en el suelo,
              bosteza y se sube una media;
              
              el hombre silencioso vestido de castaño moka
              se deja caer en el alféizar de la ventana y boquea;
              el camarero trae naranjas,
              bananas, higos, y uvas de invernáculo;
              
              el vertebrado silencioso de traje castaño
              se contrae y reconcentra, se hace a un lado;
              Raquel
née Rabinovich
              arranca las uvas con garras asesinas;

              

              ella y la dama de la capa
              son sospechosas, se supone están aliadas;
              en consecuencia el hombre de ojos pesados
              rehúsa el gambito, demuestra fatiga,
              
              abandona el cuarto y reaparece
              asomado a la ventana, encorvándose,
              ramas de glicina
              circundan un rictus dorado;
              
              el anfitrión conversa con alguien impreciso
              al lado de la puerta,
              los ruiseñores cantan cerca
              del convento del Sagrado Corazón,
              
              y cantaron en el bosque sangriento
              cuando Agamenón dio alaridos,
              y dejaron caer sus líquidos residuos
              para mancillar el tieso, deshonrado sudario.

              

Versión de Alberto               Girri

              






¿Pudiera decirnos en que categoría ubicaría este poema?

Amor
Amistad
Familia
Poemas de Cumpleaños
Poemas de San Valentín o
      Día de los Enamorados
Poemas del Día de la Mujer
Poemas del Día de las Madres
Poemas del Día de los Padres
Poemas de Navidad
Poemas de Halloween
Infantiles
Perdón
Religiosos
Tristeza y Dolor
Desamor
Otra Categoría
¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame