5 votos
1 visitas/día
5090 dias online

Él - Poemas de Álvaro Cunqueiro



Poemas » alvaro cunqueiro » el




Él
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

              Poema I

Él tenía los ojos hechos a tronzar la hostilidad
que depositan los relojes y los desvanes,
sus miradas iban derechas a desligar el sueño
sus mismas intimidades.
              
Él se dedicaba a escuchar.

Las ventanas aún no habían creado el secreto
      del color del tiempo
y ella no tenía tampoco de manera precisa un labio               
      más arriba otro.
Era el tiempo de olvidar.

              

* * * * *

                            Poema II

Era también el tiempo de crecer la hierba
y de las sonrisas verosímiles de las infancias
escondidas entre una pared y una palomilla.
              
Todo tenía la dulzura y la inexactitud del rosario
      de la aurora
y dormía en el aire una gracia postrera de
anochecer de invierno.
Él se quedaba dormido siempre a la misma hora.
              
* * * * *

                            Poema III

Transpuesto su mirar brotaba por entero
y los vientos orientaban anteojos y vals.
              
Se afirmaba al lado de cada esquina y de cada mano.

Había una viveza de tierras anheladas
y todo tenía gracia y nada de melancolía.
              
Él se dedicaba a andar.

              

* * * * *

                            Poema IV

A lo largo de su frente dormían los cipreses.
              
-Ella andaba como viva
espiando iniciales y ojos renacientes.
              
Nadie aguardaba aquel amanecer en la línea insuficiente
de los cipreses.
              
-Él estrenaba un corazón dilatado
que causaba sorpresas dolorosas.

              

* * * * *

                            Poema V

Había pendientes como meridianas resueltas,
indecisiones respondidas como roturas,
fábulas como amables semblantes,
tempestades como algas antiguas,
cuadros como platinos,
números como sueños.
Era el tiempo del tiempo y nada había que hacer.

              

* * * * *

                            Poema VI

Era el tiempo.

Basta con decir que ella nacía en cada instante
y nacía desnuda siempre y siempre tibia.
              
Basta con decir que eran las sombras y las antenas,
que eran los pájaros y las violetas,
que eran el abanico y las puntas de las estrellas.
              
Basta con decir que eran ella y su tiempo
en accidente limpio y sombra exacta.
              
Él cabía vivo en cualquier sitio.




¿Pudiera decirnos en que categoría ubicaría este poema?

Amor
Amistad
Familia
Poemas de Cumpleaños
Poemas de San Valentín o
      Día de los Enamorados
Poemas del Día de la Mujer
Poemas del Día de las Madres
Poemas del Día de los Padres
Poemas de Navidad
Poemas de Halloween
Infantiles
Perdón
Religiosos
Tristeza y Dolor
Desamor
Otra Categoría
¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame