8 votos
1 visitas/día
4572 dias online

A un todosantero (chico mal tiempo - Poemas de Axel Gilberto Funes



Poemas » axel gilberto funes » a un todosantero (chico mal tiempo




A un todosantero (chico mal tiempo
Poema publicado el 05 de Diciembre de 2008

                  A UN TODOSANTERO...
                  (CHICO MAL TIEMPO)

                Ayer, por una vereda
                cuajada toda de lodo,
                caminaba reclinado
                en el hombro del silencio...

                Mi pensamiento lejano
                iba del brazo del agua,
                que corría en desenfreno
                a salpicar la cañada...

                Allí, junto a mi camino
                tapado con "nailon" viejo,
                estaba el dueño legítimo
                de veredas y arboledas,
                de cañadas y ensenadas,
                de caminos retorcidos;

                El dueño del horizonte,
                el amo de las montañas,
                de las culturas antiguas,
                ! el poeta ya olvidado ! 

                Allí estaba sentado
                bebiéndose el aguacero
                como se beben de noche
                las estrellas, en silencio.

                Era el indígena triste,
                el que sueña eternamente,
                el que recuerda a su raza,
                el que sigue siendo viejo.
               
                Era el hombre bisabuelo
                de altiplanos agotados,
                que sentado en el sendero
                veía pasar las horas
                cabalgando por el agua,
                que corría en desenfreno
                a salpicar la cañada.
               
                Me senté junto al recuerdo,
                a beber de su silencio,
                y a manera de saludo
                medio tocó su sombrero.
               
                Su perfil tan arrugado
                era el perfil de la tierra;
                moreno como ella misma,
                cansado también como ella,
                reseco..., ya no como ella
                porque estamos en invierno.

                Sus ojos seguían viendo
                hacia no sé qué recuerdos
                y parecía sumido
                en no sé qué pensamientos.
               
                Sacó su mano del "nailon"
                y la llevó junto al pecho, 
                --Será, pensé-- que le duele
                el corazón por ser viejo
                o lo toca para saber
                si aún le sigue latiendo ?
               
                Mi pensamiento mojado
                por las gotas bullangueras
                tuvo que volver corriendo
                a meterse en mi cerebro
                porque la mano del viejo
                venía con siete dedos:
                cinco de carne y pellejo,
                dos, de papel amarillo.

                Me ofreció, acepté luego
                y como por un encanto,
                prendió fuego su mechero.
 
                Lo miré largo y tendido,
                haciéndome su retrato
                para no olvidarlo nunca...

                Suspiraba en cada beso
                y el humo de su cigarro
                se elevaba silencioso
                bañándose en la llovizna.

                Siguió sentado,
                en silencio,
                con la mirada perdida
                detrás del viejo horizonte
                y parecía que estaba
                recordando a sus bisnietos.
   
                Luego, sacó otro cigrro                                   
                que encendió con el primero
                y así, suspirando a ratos
                parecía una escultura
                con cerbatana 'e tabaco
                -- y en la punta un lucero--,
                tirándole a los recuerdos.

                De repente, como el trueno,
                sonó su voz ya cansada
                y me dijo: -compañero--
                qué tanto me ha esta'o viendo ?
                -- En usted veo lo nuestro,
                la patria, nuestras costumbres--

                Su voz rugosa y reseca
                como su rostro moreno
                se desgajó en un suspiro
                para silenciarse luego.

                -- Veya estas tierras- me dijo,
                eran de mis bisagüelos,
                ora están, dis'que en las manos
                de los ricazos del pueblo;
                -- Vide estos pastos añejos,
                eran de mis bisagüelos,
                ora los tiene el hijo
                di'un siñor que's istranjero.
       
                -- Lance su mirada al cerro,
                bájila por la vereda
                y arrecuéstila en valle,
                súbala hasta la montaña,
                paséyela por los arroyos
                y cuando rigrese cansada,
                a beber en el paisaje
                habria vido lo que antis
                era de mis bisagüelos.
                Ora no tenemos nada,
                todo'es diotras personas;
                nos lo han eido consumiendo
                ya casi nadita es nuestro.
                Vídeme bien y no siga
                viendo lo que's mi ricuerdo;
                la patria suya no es nuestra,
                nuestras sí son las costumbros
                pero son costumbros di'otros
                como di'otros es la patria--

                Me quedé como el silencio.
           
                Vi mis zapatos con lodo,
                me compuse mi sombrero
                y me le quedé mirando:
                Su "nailon" era más viejo,
                sus caites eran más viejos,
                su sombrero estaba viejo,
                él también era más viejo.

               
                Ayer, por una vereda
                cuajada toda de lodo,
                caminaba reclinado
                en el hombro del silencio.

                Las gotas frías y fuertes
                se me pegaban al cuerpo
                y en medio de la vereda
                junté mi mano mojada
                con el indígena viejo;

                Se compuso su sombrero,
                se arregló su "nailon" rojo
                y se alejó silencioso.

                El poeta de otro tiempo,
                el labrador de la tierra,
                el pintor de lejanías,
                el dueño de estos paisajes
                ya no tiene ni esperanza,
                porque sin duda que hasta eso
                quieren robarle, los mismos
                que ahora son padres del pueblo.

                Pensativo, silencioso,
                recorrí de nuevo el camino
                cabalgando por el agua,
                que corría en desenfreno
                a salpicar la cañada.

                AXEL GILBERTO FUNES.
                1975.      copié: 1O-mayo-95  11:O3 hrs




¿Pudiera decirnos en que categoría ubicaría este poema?

Amor
Amistad
Familia
Poemas de Cumpleaños
Poemas de San Valentín o
      Día de los Enamorados
Poemas del Día de la Mujer
Poemas del Día de las Madres
Poemas del Día de los Padres
Poemas de Navidad
Poemas de Halloween
Infantiles
Perdón
Religiosos
Tristeza y Dolor
Desamor
Otra Categoría
¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame