7 votos
1 visitas/día
4569 dias online

De "lengua de cal" - Poemas de Félix de Azúa



Poemas » felix de azua » de quot;lengua de cal quot;




De "lengua de cal"
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

       

              I.               Geschrei

              

              Geschrei (clamor)
              el rey del bosque, único
              hombre del bosque y rey
              waldgeschrei ( clamor del bosque )
              rey de la voz
              voz del bosque es el hombre
              voz cuando el bosque se cierne
              freudengeschrei (alegre clamor)
              risa del bosque, bosque sin palabras
              bosque es palabra del rey: palabra del silencio
              ein stilles leben (una vida en silencio)
              por ser habla del bosque
              y por ser bosque ein stilles leben ist es
              ( entonces el silencio es vida)
              del bosque por la voz del rey.
              
              ¡Oh rey! ¡Padre del bosque!
              tú, tú mismo
              ein zeichen deutungslos (un signo sin sentido)
              en el bosque sólo como clamor
              creador, explicador del bosque
              nada para ti mismo, nada para nosotros
              ein zeichen sind wir, deutungslos
              (nosotros, un signo sin sentido )
              nosotros tras el árbol
              nosotros tras el que sólo es trazo
              sprachlos und kalt (mudo y frío)
              el clamor de la nada
              nada muerta en el trazo
              que todo el bosque busca.

              


              
              * * * * *

              


                            II.               Por toda referencia...
              
              Por toda referencia
              en el paisaje que la nieve ha cubierto
              
              (las sombras ahora resplandecen)
              
              borrado incluso el trecho
              donde antes caminara el sacerdote,
              
              un hombre busca el norte, el sur,
              el este y el oeste.
              
              El hombre, único en el paisaje,
              
              busca el norte y el sur
              y el este y el oeste.

              


              
              * * * * *

              


                            III. Así suspenso ni               crucificado...

              

Así               suspenso ni crucificado
              ni en fúnebre meditación ni en cruz
              ni en sepultura
              suspendido
              en perpetuo descenso
              la figura está inmóvil tras ochocientos años.
              
              Crueles escultores y conversos
              que acudían y un mísero ladrón
              le mantienen en perpetua agonía.
              
              Mil años de madera
              lo contienen a medio caminar
              del fracaso y del triunfo:
              
              ni cadáver ni resucitado,
              más allá de los hombres
              sin llegar a los dioses.

              


              
              * * * * *

              


                            IV. Aquí               hace mucho tiempo bailaba Halicarnaso...
              
              Aquí hace mucho tiempo bailaba Halicarnaso
              las Nereidas bailaban
              yo bailaba.
              
              Pero las cosas rnueren
              no por lluvia ni viento ni terremoto o turco,
              sino cuando la vida deja de poseerse
              y el amor.
              
              Hoy volví a este lugar
              y a la cuádruple cabeza de caballo:
              vive el trabajo, no el trabajador.
              
              ¡Friso animado, Fidias muerto!
              
              Estas cuatro cabezas, pero
              ¿y el cincel y el antebrazo de los escultores?
              
              Aquí está la Nereida
              no mi cuerpo.
              
              Aquí está el Partenón
              ¿y Fidias, dónde está?
              Sus hijos siguen
              abrazados a cabezas de mármol,
              como yo a este lugar.

              

Ha pasado               la vida
              y la danza.

              


              
              * * * * *

              


                            V. Yo               no sé qué esperamos los unos de los otros...
              
              Yo no sé qué esperamos los unos de los otros,
              ni la razón para tener a mi mano como un fiel aliado.
              
              Nada puedo esperar de una mano
              capaz de señalar al justo y al perverso
              o escribir poemas en las habitaciones
              de un verano impregnado de vino y sal y sangre.
              
              Sólo, quizá,
              recordar otra gente
              que ahora se arrastra entre pájaros muertos
              y vivir seriamente un calendario
              cuyas mentiras apenas disimulan
              lo efímero de su numeración.

              


              * * * * *

              


                            VI. Un poco               de silencio es ya todo silencio...

              

Un poco de               silencio es ya todo silencio
              sobre la arista jónica y el zodiacal
              Júpiter
              olímpico molesto por el ángulo recto
              hace resplandecer su dentadura de truhán
              
              «Mira ( dice) aquí pongo yo la palabra»
              
              grabada como el famoso ruiseñor
              para un emperador dormido
              
              y aunque la devoremos
              queda allí la palabra luciente como aceite
              y la palabra no es el acto
              
              la palabra no es el acto
              y un poco de silencio es ya todo silencio.

              


              * * * * *

              


                            VII. La               estepa/algo insultante para aquel...

              

La               estepa/algo insultante para aquel
              que tenga en mucho el límite
              y mire con sus ojos/otros ojos/hay ilimitados
              
              para el rojo de aurora/el rojo de crepúsculo
              el mismo rojo ilimitado/para el pámpano
              para el pámpano un rojo/para la hoja del rosal naciente
              
              insultante si se tiene en mucho
              que las hojas son verdes
              en casi todas partes/para una creación de los ojos
              
              más creaciones/hay ilimitadas
              para rojos rosales brotando
              o viñas que agonizan en otoño
              
              pues todo es de ese rojo
              en el límite que no limita nada/la nada.

              


              
              * * * * *

              


                            VIII. Silencio...

              

Silencio
              el recuerdo un estruendo
              Inuchos vasos de agua no hacen olas
              la sed es un estruendo
              
              allí va Maritornes
              muchas que van
              no hacen una palabra
              tener es un estruendo
              
              la voz no es mía
              muchos míos no hacen un yo
              el estruendo de un yo
              no ensordece más que a su poseedor.

              


              * * * * *
              
              
                            IX. El               hombre hace por parecerse al hombre...

              

El hombre               hace por parecerse al hombre
              y así escribe palabras
              palabras para el hombre
              que nacen para nadie que alrededor
              vigila como muere y su necesidad.
              
              Mira a su alrededor
              y gime y se golpea la boca con los pies
              pero el hada le dice:
              
              «Tú
              miserable que has visto
              perecer tu contorno,
              has dicho a tu paciencia:
              vivo yo
              y es casual que los demás también».

              


              * * * * *
              
              
                            X. Dignidad del               constructor de dólmenes...

              

Dignidad               del constructor de dólmenes
              para ellos un solo padre
              
              hombres robustos e implacables
              que no sólo cazaban
              
              enormes piedras de mucho peso
              que fueron levantadas en un instante de concentración
              con talento de fundadores
              
              mujeres ollas
              leños que humean bajo el barro ardiente
              mujeres y pedazos de tocino cortado
              flotando entre burbujas
              
              ellos los que sellaron el limo de la tierra
              en la primera copa producida
              como masturbación
              
              para ellos una sola mujer
              como el campo abre sus piernas al guisante
              
              entre rebaños de animales
              hoy desaparecidos como el idioma del desierto
              entre animales
              
              levantaban en silencio sus gigantescas piedras
              siempre
              
              muchos de ellos alrededor de una piedra
              durante mucho tiempo
              
              de varias piedras
              que levantaban con ingenio
              
              y con ingenio una vez levantadas
              mirarse y en silencio
              y salir a la caza y sembrar y mirarse
              y cazar y en silencio durante trescientos mil años.

              


              




¿Pudiera decirnos en que categoría ubicaría este poema?

Amor
Amistad
Familia
Poemas de Cumpleaños
Poemas de San Valentín o
      Día de los Enamorados
Poemas del Día de la Mujer
Poemas del Día de las Madres
Poemas del Día de los Padres
Poemas de Navidad
Poemas de Halloween
Infantiles
Perdón
Religiosos
Tristeza y Dolor
Desamor
Otra Categoría
¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame