Poemas de Hermelinda Colino Fernandez



Poemas » hermelinda colino fernandez

Hermelinda Colino Fernandez

Mi perro

Un alemán tenía un perro
tan inteligente y buen cazador
que era la envidia de toda la región;
a aquel perro tan maravilloso
un día lo atropelló un camión
el accidente fue tan grave
que le partió una pata, le lesionó la columna
y hubo que amputarle un riñón.
Tres operaciones se le hicieron
y el perro por fin se salvó, pero...después
el dueño pensó: este perro ya no sirve
para la caza ¡es un verdadero melón!
y a un amigo andaluz que el apreciaba se lo regaló.
El amigo en cuestión no presumía
de ser un buen cazador y...¡bendito sea el día
que a mi padre se lo ofreció!. Papá lo trajo para casa
¡que bronca recibió! Mamá decía:
Te han timado amigo mío, este perro
no es capaz de cazar ni un ratón.
Te la han dado con queso ¿no lo ves?
¡está está tan flacucho que parece un farol!
Pero papá sabia mucho de sabuesos y,
en él vio algo...que ninguno de nosotros vio;
y aquel perro de pelo rojizo con mimos y cuidados
por parte papá, totalmente se recuperó
Nadie sabía de que raza era; unos decían:
que era un Beagle ingles; otros que era,
Un Bansert Houn; los más decían como papá:
que se trataba de una combinación de Cocker Terrier.
Fuera de la raza que fuera, lo cierto es que
de todos los perros del “ valle” con diferencia fue el mejor
No solo husmeaba y sacaba la caza para su dueño si no
que arrancaba las piezas de las dientes de otros chuchos
y orgulloso para casa se los traía.
Trosky era su nombre y, Trosky se convirtió:
en la envidia de todo aquel que se consideraba
un buen cazador.
El perro vivía la cazacon tanto ahínco y fervor.
tantos Kilómetros hacíaque su corazón se agotó.
El veterinario advirtió:
si este perro sigue así, se acaba en un año o dos.
Cuando papá salía de caza lo cerrábamos con llave
pero daba igual al soltarlo salía disparado
hasta el cuarto donde estaban los útiles de caza
y si no veía la mochila y la escopeta salia como
un meteoro en busca de papá

no cejaba hasta dar con su ubicación.
Pero un día el perro gravemente enfermó.
El veterinario exclamó: este perro ha sido envenenado
quien ha sido el hijo de...¡traidor!
y recetó un antídoto que costaba un montón.
Un duro golpe para nuestra economía
pues con dos estudiantes en la ciudad
en casa pocos ahorros había.
Se le pusieron las inyecciones
y otros medicamentos complementarios
pero el perro no mejoró. Me acercaba a el
y me acariciaba con su patita, mimoso mis manos lamía.
Dos días después el perro empeoró ¡Dios mio se me moría!
me miraba con ojos tristes y suplicantes como
queriendo decir: me muero, si es verdad que tanto me quieres
atenúa mi dolor ¡salvame la vida! Y como una cobarde
huí de su lado para no presenciar su agonía.
El entierro se le hizo con todos honores: mamá lloraba,
yo le canté hasta el “miserere”pues aquel perrito tan fiel
todo lo merecía!
A Dios perrito valiente aunque han transcurrido
tantos años de ti no me olvidé todavía
tu muerte fue el primer dolor que mi corazón sufrió
cuando aun era muy niña.

H. C: Fernandez

¿Te gustan los poemas de este autor?
Ayuda a dar a conocer su obra:
mi perro
0 votos
1 visitas/día
3074 dias online
Mi perro

Un alemán tenía un perro
tan inteligente y buen cazado... [leer completo]
fascinacion
0 votos
1 visitas/día
3075 dias online
FASCINACIÓN
Me gustaría ser una hiedra
para trepar hasta t... [leer completo]


 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame