1 votos
1 visitas/día
4301 dias online

Ojala que la vida te quiera - Poemas de Luis Gomez



Poemas » luis gomez » ojala que la vida te quiera




Ojala que la vida te quiera
Poema publicado el 08 de Septiembre de 2009

Ahora mismo ignoro si son recuerdos o son sueños
Aunque nada me impide recordar lo que vivimos
Yo sé que de una parte de tu vida he sido dueño
Y también sé que un tiempo no lejano, nos amamos.-

Pero ha llegado la hora de la verdad y reconozco
Que seguro que no estuve a la altura necesaria
En ciertas situaciones ni yo mismo me conozco
Y no deseo volver a repetir la misma historia.-

A no ser que el tributo recogido
En el áspero marjal de la impostura
Sea la semilla de la planta futura
Que volverá a unir un mundo dividido.

Muchas cosas he tenido que olvidar por conocerte
Pero no quiero tener que renunciar a  amarte
Tan solo tengo que reprimir un poquito mi deseo
Aunque realmente eres cuanto ahora mismo poseo.-


Tengo que recurrir sin cesar a los recuerdos
Porque la vida se me escapa por momentos
Subida en  las alas veloces de esos vientos
Que vuelven locos a los amantes más cuerdos,

Que están tocados por la varita mágica del sino
Infeliz de la torpe desdicha acumulada
Plasmada en unos versos que apenas dicen nada
Pero que día a día nos muestran el camino

Hacia un desfiladero donde resuena el eco
Imperceptible de las voces de estos tiempos
Voces a veces cálidas, a veces en tonos secos
O que simplemente se expelen a destiempo.


       Te confieso que he soñado muchas veces contigo
Tantas como tardes nos regalan su ocaso
Haciendo revivir la  vida paso a paso
Y esos recuerdos han sido mi peor enemigo

Porque  siempre se ha de soñar con la entereza
De quien espera que los sueños no alteren su vida
De quien no reniega de situaciones parecidas
Cuando de estar enamorado se  adquiere la certeza.-

Es el sueño de la pasión el único que queda
Al amanecer en una cama solitaria y triste
Que me recuerda siempre el día que viniste
Y luego dijiste adiós con una voz tan queda

Que no fue ni siquiera capaz de despertarme
Que dejó el ambiente de tu aroma impregnado
Que no me permitió ni siquiera levantarme
Para poder marchar, como antes, a tu lado.

Es cierto que en tu nota me decías “Te quiero”
Que la letra es bonita, que tu pluma es certera
Pero no es menos cierto que a veces lo que  esperas
Son esas pequeñas cosas que no compra el dinero:

A saber: una leve caricia robada junto el tren
En el que en un instante te irás a toda prisa
Una leve intuición, un gesto, una sonrisa
O tal vez una voz que me dijese “Ven”.-

Cuando el tren ha partido, raudo como centella,
Hay tan sólo un  recuerdo de lo que fue un adiós
De la persona amada ya no queda ni huella
Y solo somos uno de lo que ¡ay! un día fuimos dos.-

Es entonces que elevas tu mirada displicente hacia el techo
Y ves la dulce imagen del esquivo Cupido
Para que mande flechas tú le ofreces tu pecho
Cierras por un instante los ojos y al abrirlos, ya se ha ido.-

Y partes en busca de la tierra prometida, en busca el amor
Que dejará tu corazón como un campo de amapolas,
Pequeños puntos rojos entre un mar de verdor
Que se mecen al compás del viento y de las olas.

Craso error, pues no puedes salir en busca del afecto
Salvo que lleves contigo el mejor de los guías
De esos que te pasan la factura por días
Pero que siempre encuentran ése hombre perfecto

Que lava la vajilla, que se ocupa de los niños
Que siempre esta de buenas, que rezuma cariño
Que en los momentos duros siempre estará a tu lado
Que nunca quiere dar los abrazos por finalizados.

Y es entonces que sientes que en  tu pequeño mundo
Allá donde la vida se inicia y el amor se genera
Allá donde la máquina de tu corazón se acelera
Surge el grito “TE AMO” desde lo más profundo.-

Y luego…..


El reloj te despierta
El trabajo te llama
Hay unos cuantos versos
Escritos en la cama

Son todo tu universo
Y los miras con calma
Te levantas, te duchas
Nadie tu llanto escucha

Y el agua que resbala
Por tu piel aun dormida
Te vuelve a dar la vida
Mientras tu queja exhalas.-

Son sueños sin final
Historias inconclusas
Miles de cornamusas
Que solo vierten mal

Y en tu penar doliente
En tu áspera rutina
Tu rostro se ilumina
Y sonríes a la gente

Solo para comprender
Que el amor es oscuro
Recóndito,  inmaduro
Y difícil de entender.

¿Porque sonreirá? ves como se preguntan
Se interrogan, se dicen, lo comentan, lo piensan
Y mientras tanto tú, orgullosa e impávida
Te aprestas a vivir una segunda vida.-

Y ya que estás  dispuesta
A vivirla día a  día
Sólo  desearía
Que fuese mejor que ésta.-


¿Pudiera decirnos en que categoría ubicaría este poema?

Amor
Amistad
Familia
Poemas de Cumpleaños
Poemas de San Valentín o
      Día de los Enamorados
Poemas del Día de la Mujer
Poemas del Día de las Madres
Poemas del Día de los Padres
Poemas de Navidad
Poemas de Halloween
Infantiles
Perdón
Religiosos
Tristeza y Dolor
Desamor
Otra Categoría
¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame