0 votos
1 visitas/día
33 dias online

Ligereza en aumento (emoción racional) - Poemas de Luis Llorente



Poemas » luis llorente » ligereza en aumento (emocion racional)




Categoría: Poemas de Amor
Ligereza en aumento (emoción racional)
Poema publicado el 09 de Enero de 2024

Tal vez sea
un estado superior del alma,
un refugio emocional.

Los rayos de sol, en días gélidos de enero,
son fantasmas
herederos de su propio privilegio.

Al coger el autobús a Madrid
uno siente ese silencio como un profano ecosistema;
la burla de las cosas que fluyen sobre sí mismas
y esa pátina de realidad que nos acerca
despacio a la materia.
La lógica de la luz creciente
forma parte del temblor.
Bueno, y
esa incertidumbre como una catarsis racional.
Sí, a veces tiene demasiado poder al principio
y luego aumenta su grado de ligereza.
Aunque lo leve
también es un modo de intensidad, al menos
si se ve del fondo al cuerpo, de la piel
al sitio dibujado.

Qué puedes hacer que no sea un bucle
edificante y crónico. ¿Acaso los grajos utilizan
los mismos sonidos para cantar que para
enfrentarse a la prestidigitación?

¿Acaso hay un lecho en el mundo
donde la muerte es un juguete
o un barco de papel?

Demasiada verdad en el paso de la sangre.
(Paso y peso, sin ir más lejos,
como una grieta o como
chispa de retórica que ruge fuera
del estómago).

Esos robles con un poco de nieve
no son tan tristes como parecen.
Están ahí porque tienen familia. O las nubes
con su serena radiación que marca
el tiempo fugitivo.

Si se va esa sombra, basta; ahora bien, no es
lo único que hay que capturar. Qué menos que dejarla
sobre el pincel de las ausencias.

Las cosas fuera de contexto
tienen un objetivo revolucionario;
lo difícil es someter a un estudio
su irremediable dispersión.

Los biólogos y los meteorólogos
se pasan la vida creando un tipo de poesía.

Lo que se ve también está en la mente.
El reflejo de las cosas es
el más eficaz neurotransmisor.
                      A veces
uno utiliza
estúpidos términos clínicos porque tiene
hambre de lenguaje y sensación de insuficiencia
(no precisamente respiratoria)
y también porque odia la psicología.
Por cierto, eso de “hambre”
suena un poco a poesía social,
pero lo arrojo ahora mismo
a la hoguera del inocuo borrador.
De todos modos no debería
abolir esa dulce tentativa, y menos
si vuelve sobre el verso que le falta.

La velocidad y el silencio
y el silencio y la velocidad
y la frágil luz que nunca cesa. Y el paisaje
que se opone a otro paisaje.
Madrid al otro lado de la sierra
y la mente con sus fuegos y titanes:
una entrevista de trabajo,
el recuerdo de un buen restaurante
o una conversación
provechosa y cortés con un amigo.

Ahora escucho el rumor del autobús,
ese motor que cuenta los minutos
mientras la carretera es un espejo hacia la vida.



("Interminables")

[enero 2024]


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame