1 votos
1 visitas/día
5068 dias online

De "la voluntad de los metales" 2006 - Poemas de M. Cinta Montagut



Poemas » m. cinta montagut » de la voluntad de los metales 2006




De "la voluntad de los metales" 2006
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

       

              -Chocan las palabras...

              

Chocan las               palabras
              con el vacío de los objetos
              con el frío de las afirmaciones
              con el olvido.
              Son esquirlas de sílabas
              lo que encontramos en el hielo,
              en el dibujo del día
              en el no.

              

* * *

              

              -En algún lugar de la               palabra...

              

En algún               lugar de la palabra
              se esconde el plomo
              que servirá para romper el sueño
              o para atravesar muros o corazones.
              La simetría de los nombres
              se desbarata en las hojas en blanco
              y los verbos transcurren en silencio
              para no molestar.
              En algún lugar de la palabra
              se lucha cuerpo a cuerpo
              para sobrevivir.

              

* * *

              

              -Buscamos en los mapas...

              

Buscamos               en los mapas
              el lugar preciso de la rabia y las olas
              el peso equilibrado de las nubes
              ocultas en paisajes de colores y tinta,
              la verticalidad de las ciudades
              en el oscuro equilibrio de los mares
              la lluvia tortura los navíos,
              la lentitud del río que camina
              para jamás llegar a su destino;
              y en la rectitud exacta de sus pliegues
              rezumaba la sangre.
              Rezumaba.

              

* * *

              

              -Desciendo por               la escalera de la sombra...

              

Desciendo               por la escalera de la sombra
              por el calor del humo que alimenta
              el corazón del hombre y su miseria.
              Flores de gasolina crecen en las aceras
              y no son uvas los racimos del aire
              aunque es rojo el vino que madura
              en el improvisado lagar de los mercados.
              Bebo hasta el fondo el vaso de la ira
              del mosto adolescente que destila
              el borde ennegrecido de las túnicas.

              

* * *

              

              -Observo la sorpresa               de los cactus...

              

Observo la               sorpresa de los cactus,
              el difícil dormir de los camellos,
              el lejano espejismo de las caravanas
              buscando el aire ausente del oasis
              en el plomo rojizo de los días.
              Hoy el viento transporta la ceniza
              no es del incienso el olor de la tierra,
              es gris el plomo y son grises los pájaros.
              En la negra quietud de las alcobas
              las mujeres descubren la levedad del hierro.

              

* * *

              

              -Ya no tiemblan los               vidrios...

              

Ya no               tiemblan los vidrios,
              se rompieron ayer en mil pedazos.
              Ya no oigo gotear la cisterna
              ahora el agua se derrama en las calles
              y no sirve para lavar los cuerpos
              que inmóviles reclaman su parcela de tierra.
              Ya no huele el jazmín del lavadero,
              todo lo cubre el polvo,
              el ruido,
              la desnudez,
              y un líquido oscuro que rezuma
              por todas las grietas.

              

* * *

              

              -Sabed que ya no hay               noche...

              

Sabed que               ya no hay noche
              que no brilla la luz en las mesillas
              y que el agua se apresta a ser bebida
              cuando llegue el insomnio.
              
              Sabed que el aire se hace denso
              y que pesa en los hombros
              y en la lengua
              un millar de alfileres horadan la saliva
              mientras riegan las calles
              dos mil gotas de lluvia destilada.
              
              Ya no hay noche.
              En la desolación de los espejos
              brilla un fuego concreto de metales
              que aviva el desamparo de los números.
              
              
              
              
              




¿Pudiera decirnos en que categoría ubicaría este poema?

Amor
Amistad
Familia
Poemas de Cumpleaños
Poemas de San Valentín o
      Día de los Enamorados
Poemas del Día de la Mujer
Poemas del Día de las Madres
Poemas del Día de los Padres
Poemas de Navidad
Poemas de Halloween
Infantiles
Perdón
Religiosos
Tristeza y Dolor
Desamor
Otra Categoría
¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame