3 votos
2 visitas/día
1805 dias online

No se nada de ti - Poemas de Cesar Muñoz Gómez



Poemas » cesar munoz gomez » no se nada de ti




Categoría: Poemas de Amor
No se nada de ti
Poema publicado el 15 de Agosto de 2009

No sé nada de ti. No sé cuanto tiempo tendrá que pasar para volver a verte. No sé cuantas de mis noches fueron en tu búsqueda más nunca volvieron. No sé si eres o fuiste o vas a ser en mi vida todo lo que quiero. Tampoco sé cual es tu nombre, ni conozco el color de tu piel o el olor de tu cuerpo. Quizá de alguna forma he presentido que vienes desde muy cerca o desde muy lejos; que tal vez siempre has estado aquí y pasas una y otra vez por la misma acera que yo pretendo. Pudiera ser que tomes el café en el mismo lugar que yo acostumbro, o que lleves a pasear a tu perro en mismo parque que todas las noches yo cruzo, para poder llegar hasta el bar en el que soñarte se hizo tradición.
No sé si voy a cambiar tu vida, hacerte muy feliz y amarte para siempre; pero no me canso de concebir y de imaginar la actitud hábil que necesito para lograrlo. He soñado en la forma de tú fino rostro, en el timbre elegante de tú voz, en tus labios y en la silenciosa armonía que dejan sentir con su sonrisa. Me he dispuesto a dedicarte la primera canción y la última copa de vino en esas eternas noches en que lamentablemente no te doy la ansiada bienvenida, pero a pesar de ésta interminable y socorrida espera, de algún modo, lo admito, he aprendido también a bendecir cada una de mis noches con tu irremediable ausencia.
Yo que te sé de todo, he aprendido a distinguirte entre las muchedumbres y entre las rocas; yo que conozco la hora en que te iluminas y en que te atenúas, sé que eres la mujer exacta de punta a punta; sin nada que te sobre, sin nada que te falte, siempre con la palabra perfecta en tus labios; sin mentiras en tus sueños, sin la duda sobre tus pasos; Inigualable, Inigualable desde del centro de tú hermosa tierra, hasta el cielo de tus pómulos blandos. Sé que tienes en tú mirada la luz de la luna, con ese brillo que sólo el sol de la noche les regala a los enamorados. Te imagino acariciando el mar, cantándome al oído todas tus confesiones, lavando mi alma con la humedad de tus besos mordelones o aniquilando mis más banales pensamientos con la serenidad de tus hábiles razones.
Yo no sería nada sin ti y no serían mis noches las que ahora son si tú estuvieras a mi lado. Sólo existirían miradas ajenas a los cuerpos y palabras vacías dentro de éste  corazón empecinado. Tú que podrías ser cualquier cosa, pudiste haber robado la esencia de las flores para florecer como ellas, pero tan predecible es tu clase, que sé que preferiste usar tú propio cuerpo para llenar las miradas vacías y eternas de éste mundo que se alarga y te busca y no te encuentra. 
Yo que te sé de todo y que a la vez no sé nada de ti, le pido al tiempo que me permita olvidarte si tu paso por mi vida es corto; Y le pido también, entre dientes y oraciones que yo no conozco, que no me abandone esta osadía que ahora tengo para volverte a encontrar.
Te busco y te espero mi amor, pero creo que debes tomarte tu tiempo para llegar.


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame