0 votos
1 visitas/día
685 dias online

Empedernido del amor - Poemas de Flor Lizondro



Poemas » flor lizondro » empedernido del amor




Categoría: Poemas de Amor
Empedernido del amor
Poema publicado el 19 de Mayo de 2018

¿Te conozco?, tal vez de otra vida... 
Soy un romántico empedernido,
enamorado del amor, que disfruta cada día
por igual hasta el final de sus días.
Y es que no tengo motivos para darle,
solo el miedo que me da, no volverla a ver nunca más.

Vivo del amor cada día y lo importante  para mi es amar. 
Sí amar, soy el más grande soñador,
romántico apasionado que vive del amor,
pero hasta cuando me roben el corazón
y llega a mi el verdadero, me convierto en el más fiel compañero.

Veo  cada mañana el cielo azul
y  detrás de su mirada me recuerda mi color favorito.
Sentado en aquel muelle mirando el infinito del mar, solo con mis pensamientos me traslado a todas partes.
Cierro los ojos y me hace recordar mi plato favorito, cuando juntos salíamos a pescar.

Todo era felicidad, reíamos por cualquier motivo y no había quien nos detuviera.
Me encanta viajar y ser libre como el viento.
Abrir mis alas y despegar, buscando cual pájaro el néctar en las flores.
Alimentando su pasión con susurros al oido
y hermosas palabras que solo ella sabrá.

Tengo tantos recuerdos que vienen a mi mente, donde juntos decidimos cabalgar a través del tiempo.
Y desde mi ventana  miraba las huellas,
que  sus pasos dejaban atrás.

Solo me quedan los recuerdos,
que hacen de mi maleta la más pesada de las cargas.
Cuando dejaba un pedacito de mi corazón,
en cada uno de mis viajes.
Me enamoro fácilmente y siempre me rompen el corazón en mil pedazos, pero no me importa, soy duro de matar, porque el amor es vida y prefiero morir amando, que vivir sin él. 

Mi signo es de agua y me gusta la lluvia, cual navegante en alta mar. 
Cierro los ojos y veo frondosos árboles en el bosque, que bailan anunciando una tormeta.
Veo detrás de mi ventana caer la lluvia,
que es mi delirio y viene a mi mente ese viaje,
donde deje un corazón roto que ojalá en otra vida pudiera remendar.

Vivo del amor y temo de perder la luz de su mirada.
Tal vez nuestras almas se encontraron hace algún tiempo y nunca lo supimos.
Ha llegado a mi y la deseo noche y día,
pero busco su silueta y no la veo.  ¡No la puedo ver!.
Pero un buen  día aparecerá así como florecen los Guayanes dejando un manto de hermosos colores.
Y no me cansó de mirarla a través de mis sueños.
Tan  cerca de mi y a la vez tan lejos. 

Soy un romántico empedernido, enamorado del amor.
Que cuando la veo siento algo extraordinario, muy difícil de explicar.
No son maripositas en el estómago, es más que eso.  Es paz, amor, dulzura, esperanza  y fe. Sí esa fe de nunca perderla y que siempre este a mi lado.

¡Así es la vida!...
Como una mujer...
Perfecta,  bella, maravillosa, que llora, que rie, con defectos y virtudes,
que nace se reproduce y muere, 
por eso hay que vivirla hoy como si fuera el último de mis días.


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame