Poemas de Francisco de Quevedo



Poemas » francisco de quevedo

Francisco de Quevedo

Nacimiento:14 de Septiembre de 1580
Defunción:8 de Septiembre de 1645

Francisco de Quevedo y Villegas (1580-1645). 1. INTRODUCCIÓN

Escritor español, cultivó tanto la prosa como la poesía y es una de las figuras más complejas e importantes del barroco español.



2. VIDA



Nació en Madrid en el seno de una familia de la aristocracia cortesana. Era el tercero de los cinco hijos de Pedro Gómez de Quevedo, que ocupó cargos palaciegos, y de María de Santibáñez. Estudió en el colegio de la Compañía de Jesús en Madrid y en la Universidad de Alcalá (Madrid); después cursó estudios de teología en la Universidad de Valladolid (1601-1606), pues allí se había desplazado la Corte. En esta época ya destacaba por su gran cultura y por la acidez de sus críticas contra Luis de Góngora. En 1606 marchó a Madrid en busca de éxito y bienes materiales a través del duque de Osuna, quien se convirtió en su protector; también entabló un pleito por la posesión del señorío de La Torre de Juan Abad, pueblo de la provincia de Ciudad Real, en el que hasta 1631 gastó una gran fortuna y muchas energías.



En 1613 viajó a Italia llamado por el duque de Osuna, entonces virrey de Nápoles, el cual le encomendó importantes y arriesgadas misiones diplomáticas con el fin de defender el virreinato que empezaba a tambalearse; entre éstas intrigó contra Venecia y tomó parte en una conjuración. El duque de Osuna cayó en desgracia en 1620 y Quevedo sufrió destierro en La Torre (1620), después presidio en Uclés (1621) y, por último, destierro de nuevo en La Torre. Esta etapa azarosa y desgraciada marcó todavía más su carácter agriado y lo llevó a una crisis religiosa y espiritual, pero desarrolló una gran actividad literaria. Con el advenimiento de Felipe IV algo cambió su suerte, al levantar el rey su destierro, pero el pesimismo ya se había hecho dueño de él.



Su matrimonio con la viuda Esperanza de Mendoza (1634) tampoco le proporcionó ninguna felicidad y la abandonó al poco tiempo; ella moriría en 1641. De nuevo se sintió tentado por la política, pues vio la decadencia que se estaba cerniendo sobre España y desconfió del conde-duque de Olivares, valido del rey, contra quien escribió algunas diatribas amargas. Un asunto oscuro, relacionado con una supuesta conspiración con Francia, hizo que fuese detenido en 1639 y encarcelado en San Marcos de León, donde las duras condiciones mermaron su salud.



Al quedar libre, en 1643, ya era un hombre acabado y se retiró a La Torre para después instalarse en Villanueva de los Infantes, donde el 8 de septiembre de 1645 murió.



3. OBRAS EN PROSA



La obra de Quevedo es abundante y contradictoria. Hombre amargado, severo, culto, cortesano, escribió las páginas burlescas y satíricas más brillantes y populares de la literatura española, pero también una obra lírica de gran intensidad y unos textos morales y políticos de gran profundidad intelectual. Esta fusión o doble visión del mundo es lo que le hace el gran representante del barroco español.



Sus primeras obras fueron satíricas y burlescas. La vida del Buscón llamado don Pablos (c. 1603, impresa sin autorización del autor en 1626) es una novela picaresca dentro de las características del género; pero su originalidad reside en la visión vitriólica que ofrece sobre su sociedad, en una actitud tan crítica que no puede entenderse como realista sino como una reflexión amarga sobre el mundo y como un desafío estilístico sobre las posibilidades del género y del idioma. Los Sueños (1605-1622) son cinco piezas cortas conceptistas, producto de los desengaños que padeció durante ese periodo, en las que viene a decir que no hay nobleza ni verdad en el mundo sino que todo es horror y fealdad. Estas obras circularon manuscritas hasta que un editor las reunió en 1626, aunque Quevedo las publicó en 1631 con el título de Juguetes de la niñez y travesuras del ingenio con un prólogo en el que arremetía contra los editores piratas y declaraba la intención de estos escritos: denunciar los “abusos, vicios y engaños de todos los oficios y estados del mundo”. El desenfado de la prosa de Quevedo llega a su extremo burlón y desopilante en textos como La culta latiniparla, donde arremete contra la tendencia al eufemismo y a valerse de expresiones rebuscadas para aparentar riqueza de vocabulario (“calendas purpúreas” para referirse a la menstruación, por ejemplo), o Gracias y desgracias del ojo del culo.



Una faceta de Quevedo, muy valorada por la crítica actual, son sus obras morales y políticas de hondo contenido estoico y raíces del filósofo hispanorromano Séneca, como Política de Dios, gobierno de Cristo, tiranía de Satanás (1626) en la que traza la imagen ideal del gobernante siguiendo los Evangelios, y Marco Bruto (1646) una glosa sentenciosa de obras de Plutarco, para mostrar “los premios y los castigos que la liviandad del pueblo dio a un buen tirano —Julio César— y a un mal leal —Bruto—”. En ella, aunque pretende ser un tratado general, hace un retrato de los problemas de la España de su tiempo.



4. OBRA POÉTICA



Si la obra en prosa de Quevedo resulta variada y compleja, su poesía lo es aún más. Se conserva casi un millar de poemas pero, sabiendo que nunca se preocupó por editarlos y que los conservados proceden de personas próximas a él, es de suponer que escribió muchos más. Se publicaron después de su muerte en dos volúmenes Parnaso español (1648), compilado por su amigo José Antonio González de Salas, y Las tres musas (1670), llevado a cabo por su sobrino Pedro Aldrete Quevedo y Villegas, ambas ediciones en la actualidad han sido revisadas especialmente por José Manuel Blecua, pero aún las composiciones son difíciles de fechar. Forman un conjunto monumental de poesía metafísica, amorosa, satírica, religiosa y moral. Es una poesía tanto ligera y de corte popular como seria y profunda, generalmente de estilo conceptista, que exige esfuerzo y agilidad mental por parte del lector para captar todos los recursos que proporcionan las figuras retóricas. Resulta inevitable comparar su estilo conciso y severo con la luminosidad brillante de su antagonista, el culterano Luis de Góngora, el otro gran poeta barroco español.



Sus primeros poemas —al igual que su prosa— fueron letrillas burlescas y satíricas como “Poderoso caballero /es don Dinero”, pero este género siguió cultivándolo con gran brillantez durante toda su vida, y es el Quevedo más conocido y popular. Criticó con mordacidad atroz los vicios, locuras y debilidades de la humanidad y zahirió de una manera cruel a sus enemigos, como en el conocido soneto, paradigma conceptista, “Érase un hombre a una nariz pegado”. En su poesía amorosa, de corte petrarquista, destacable por la hondura del sentimiento, Quevedo vio una posibilidad de explorar el amor como lo que da sentido a la vida y al mundo. Ejemplo de ello es el soneto “Cerrar podrá mis ojos la postrera”, en el cual se manifiesta que la muerte no destruirá el amor, que seguirá vivo en el amante, como resulta evidente en los versos del último terceto:





     Su cuerpo dejara, no sin cuidado

     Serán ceniza, mas tendrán sentido

     Polvo serán, mas polvo enamorado





El tema de la muerte y de la brevedad de la vida son una constante en su poesía metafísica, en la que de nuevo asoma la actitud estoica para aceptar la angustia que provoca el Tiempo, que todo lo destruye, pues vida y muerte se confunden:





     Ayer se fue, mañana no ha llegado

     hoy se está yendo sin parar un punto.

     Soy un fue y un será y un es cansado.





En Quevedo subyacen dos extremos, el moralista estoico y preocupado por la decadencia nacional y el satírico burlón vitalista que incluso recurre a la procacidad, al lenguaje jergal y grotesco. La coexistencia de estos dos extremos reafirma no sólo la riqueza literaria de Quevedo sino la de un periodo, el del barroco, que redescubre la posibilidad de los múltiples puntos de vista. Humor y escepticismo son, al fin y al cabo, dos formas complementarias del pesimismo y de la conciencia de la vanidad de las cosas del mundo, sometido a crisis periódicas y al demoledor paso del tiempo. Es ese humor, entendido como una clave del pensamiento moderno según Arnold Hauser, el que explica también la ridiculez trágica del caballero andante en Miguel de Cervantes Saavedra.



¿Te gustan los poemas de este autor?
Ayuda a dar a conocer su obra:
definiendo el amor
61 votos
15 visitas/día
2171 dias online
Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado... [leer completo]
¡ah de la vida ...¿nadie me responde?
16 votos
3 visitas/día
2171 dias online
¡Ah de la vida!" ... ¿Nadie me responde?
¡Aquí de los antaños que he vivido!
La ... [leer completo]
fue sueÑo ayer, maÑana serÁ tierra...
23 votos
3 visitas/día
2171 dias online
Fue sueño ayer, mañana será tierra.
¡Poco antes nada, y poco después humo! ... [leer completo]
en lo penoso de estar enamorado
10 votos
2 visitas/día
2171 dias online
¡Qué verdadero dolor,
y qué apurado sufrir!
¡Qué mentiroso vivir!
¡Qué puro morir de ... [leer completo]
¿quÉ captas, nocturnal en tus canciones?
9 votos
2 visitas/día
2171 dias online
¿Qué captas, noturnal, en tus canciones,
Góngora bobo, con crepusculallas,
si cuando ... [leer completo]
mirÉ los muros de la patria mÍa
10 votos
2 visitas/día
2171 dias online
Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes, ya desmoronados,
de la carrera de l... [leer completo]
soneto amoroso
7 votos
2 visitas/día
2171 dias online
Si dios eres, Amor, ¿cuál es tu cielo?
Si señor, ¿de qué renta y de qué estados?
¿Adó... [leer completo]
a una nariz
16 votos
2 visitas/día
2171 dias online
Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una nariz sayó... [leer completo]
contraposiciones y tormentos de su amor
7 votos
2 visitas/día
2171 dias online
Osar, temer, amar y aborrecerse,
alegre con la gloria, atormentarse;
de olvidar los trabaj... [leer completo]
las gracias de la que adora...
10 votos
2 visitas/día
2171 dias online
Esa color de rosa y de azucena
y ese mirar sabroso, dulce, honesto,
y ese hermoso cuello, ... [leer completo]
letrilla satÍrica
9 votos
2 visitas/día
2171 dias online
Madre, yo al oro me humillo;
él es mi amante y mi amado,
pues, de puro ena... [leer completo]
definiciÓn de amor
5 votos
1 visitas/día
2171 dias online
¿Rogarla? ¿Desdeñarme? ¿Amarla
¿Seguirla? ¿Defenderse? ¿Asirla? ¿Airarse?
¿Querer y n... [leer completo]
amor constante mÁs allÁ de la muerte...
7 votos
1 visitas/día
2171 dias online
Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevare el blanco día,
y podrá desa... [leer completo]
amor impreso en el alma...
3 votos
1 visitas/día
2171 dias online
Si hija de mi amor mi muerte fuese,
¡qué parto tan dichoso que sería
el de mi amor ... [leer completo]
amante agradecido a las lisonjas
4 votos
1 visitas/día
2171 dias online
MENTIROSAS DE UN SUEÑO

¡Ay, Floralba! Soñé que te... ¿Dirélo?
Sí, pues que sueño fue... [leer completo]
retrato no vulgar de lisi
3 votos
1 visitas/día
2171 dias online
Crespas hebras, sin ley desenlazadas,
en un tiempo tuvo entre las manos Midas;
en nieve es... [leer completo]
preso en los laberintos del amor...
10 votos
1 visitas/día
2171 dias online
Tras arder siempre, nunca consumirse,
y tras siempre llorar, nunca acosarme;
tras tan... [leer completo]
reprende a una adÚltera la circunstancia de su pecado
3 votos
1 visitas/día
2171 dias online
Sola en ti, Lesbia, vemos ha perdido
El adulterio la vergüenza al Cielo,
Pues licenciosa, ... [leer completo]
fluctuando en los cabellos de lisi
2 votos
1 visitas/día
2171 dias online
En crespa tempestad del oro undoso
nada golfos de luz ardiente y pura
mi co... [leer completo]
letrilla lÍrica
3 votos
1 visitas/día
2171 dias online
¿De qué sirve presumir,
rosal, de buen parecer,
si aun no acabas de nacer ... [leer completo]
rendimiento del amante desterrado
3 votos
1 visitas/día
2171 dias online
Éstas son y serán ya las postreras
lágrimas que, con fuerza de voz viva,
perderé en esta f... [leer completo]
quÉ imagen de la muerte rigurosa...
4 votos
1 visitas/día
2171 dias online
¿Qué imagen de la muerte rigurosa,
qué sombra del infierno me maltrata?
¿Qué tirano cruel ... [leer completo]
quejarse en las penas de amor
1 votos
1 visitas/día
2171 dias online
DEBE SER PERMITIDO Y NO PROFANA EL SECRETO

Arder sin voz de estrépito doliente
no pu... [leer completo]
dice que el sol templa la nieve...
2 votos
1 visitas/día
2171 dias online
Miro este monte que envejece enero,
y cana miro caducar con nieve
su cumbre, que ater... [leer completo]
comunicaciÓn de amor invisible por los ojos
2 votos
1 visitas/día
2171 dias online
Si mis párpados, Lisi, labios fueran,
besos fueran los rayos visüales
de mis ojos, que al ... [leer completo]
amante sin reposo
4 votos
1 visitas/día
2171 dias online
Está el ave en el aire con sosiego,
en la agua el pez, la salamandra en fuego,
y el h... [leer completo]
vejamen del ratÓn al caracol
2 votos
1 visitas/día
2171 dias online
Riéndose está el ratón,
en el umbral de su cueva,
del caracol ganapán,
que va con su ... [leer completo]
de cierta dama que a un balcÓn estaba...
3 votos
1 visitas/día
2171 dias online
De cierta dama que a un balcón estaba
pudo la media y zapatillo estrecho
poner el lac... [leer completo]
mil veces callo que romper deseo
5 votos
1 visitas/día
2171 dias online
Mil veces callo que romper deseo
el cielo a gritos, y otras tantas tiento
... [leer completo]
llanto, presunciÓn, culto y tristeza amorosa
1 votos
1 visitas/día
2171 dias online
Esforzaron mis ojos la corriente
de este, si fértil, apacible río;
y cantando frené su cur... [leer completo]

Esta es la página 1 de un total de 2     Siguiente »»

 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame