0 votos
1 visitas/día
114 dias online

Guadalupe trigo - Poemas de Gonzalo Ramos Aranda



Poemas » gonzalo ramos aranda » guadalupe trigo




Guadalupe trigo
Poema publicado el 19 de Marzo de 2020

“El morral, la yunta . . . memoria difunta.”

Dejó su Ciudad, llena de ilusiones,
partió en la chinampa, con fe, con canciones,
de un lago escondido, pa’ ver a Valerio,
su milpa, Rosita, cortejo . . . misterio.

Se fue acompañando al niño dormido,
desatar de trenzas, la tarde, suspiro,
olvidó a “chatita”, por novia Catrina,
cumplió su promesa, no pisar cantina.

Desde su trinchera, digno, encumbrado,
florecita noche, sueño acumulado,
la niña del verso, secretos de octubre,
María Madrugada, entuertos descubre.

¿Qué pasará con su “re”, renacido?,
nota, . . . pauta, . . . música, . . . sonido,
camino de velas, encantamiento,
reflexión, reencuentro, resurgimiento.

Rebozo, Cenzontle, mudo por ausencia,
encontró su nido, en nubes querencia,
supo de los negros, de pobres mestizos,
le dolió el encuentro de seres sumisos.

Plaza Coyoacanera, recuerdos al viento,
poetisa Sor Juana, canto, rezo . . . lento,
pues la muerte llega, rondando esqueletos,
de huesos quebrados, de penas repletos.

Pajarero de la luna, que se marcha,
te espero Viola, mi vida, mi escarcha,
nuestras almas son gemelas, de leyendas,
de Cortes, de la Malinche, de prebendas.

El jardín de “la Conchita”, en el kiosco su mirada,
bien dócil, apasionada, la conciencia trastornada,
por ser amor, mi cómplice y todo,
serpentina, que se abre . . . a su modo.

Voló hasta el final, del quinto verano,
de los pobres hombres, mañana, temprano,
colores ocultos, triste . . . realidad,
barrotes sin suerte, rejas sin piedad.

¿Se aprisionaron sus cantos, con ruegos?,
entre viejos campanarios, cilindros ciegos,
“olvidemos el olvido, te lo juro corazón”,
dijo Guadalupe Trigo, entonando su canción.

Carceleras sombras de los ahuehuetes,
gobiernos podridos, pobres alcahuetes,
yo también te necesito, latinoamericano,
por la senda, dichosa, de cada mexicano.

Ya que te quiero, te extraño, cotidiano,
de mala jornada, nada, siempre sos mi meridiano;
engañando vista, girando su anhelo,
el fiel rehilete se nos fue . . . pa’ l cielo.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, Distrito Federal (la Ciudad de Guadalupe Trigo), a 31 de enero del 2015.
Dedicado a la Gran Diva y Señora de la canción, Doña Viola Trigo
Reg. SEP Indautor No. 03-2016-070109301200-14


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame