4 votos
1 visitas/día
4262 dias online

Para llegar al mar - Poemas de Javier Aguirre Ortiz



Poemas » javier aguirre ortiz » para llegar al mar




Para llegar al mar
Poema publicado el 18 de Enero de 2009

I

Hoy te he sentido dentro, Nervión, y eso es muy duro,
te he contemplado como si sobre mí viajara,
te he recorrido y comprobado: he visto
agua limpia al nacer, por la mañana,
y he visto que a tu sangre, sin que tù lo quisieras,
se iba mezclando el cieno, por la tarde;
iy los barcos, los barcos...!:
los he visto roñados por el mar,
los que como el mar fueron de playa en playa un día,
de puerto a puerto abierto,
los he visto cansados, medio muertos
-y he visto uno pequeño en un hueco sin corriente,
entre las dos orillas de Erandio y Barakaldo,
hundido, icomo una de mis pequeñas muertes!

Te he sentido tan cerca que he creído estar viéndome,
reflejado en lo turbio de tu agua.



II

Y te veo avanzar como sin vida
y sólo por inercia
como si fueras tiempo tan sólo hacia la muerte.

Pero luego te miro y no, tu agua
no desemboca en muerte tan temprano,
se abre al mar, que no es muerte, es agua viva,
a la que quedan sal, vida en lo hondo,
arenas, costas, calas por vivir.

Ya los barcos roñados se han hundido:
ia mí me llama el puerto, Nervión, igual que a ti,
quiero limpiarme el agua, ser mar, libre por fin!


III


Ayer te sentí dentro, Nervión.
Otra vez màs
se acerca la mañana.

Ayer llegué tan sólo hasta tus fàbricas,
las altas torres donde el cieno humea,
los caballos roñados que ocupan tus orillas,
el hedor de los cauces que te aumentan el peso.

Hoy de nuevo es el alba.

Por el marco del Puente de Vizcaya
puedes mirar lo que delante tienes
y lo que atràs se marcha;
llevaràs siempre algo de tu peso en el agua,
pero no te preocupes, tù desemboca, anda,
que el Abra se te abra.

Quién sabe lo que hacerte mar te guarda.



IV


En las mareas bajas se ve todo distinto:
se descubren las vigas débiles y enlodadas,
los esqueletos turbios, las raíces del cieno.



V

Vengo buscando el mar, quiero limpiarme
como el Nervión lo hace cuando al fin desemboca.
Quiero abrirme a la mar, y que mi cauce
estrecho, se me ensanche: quiero esparcir mi sangre,
dàndome, con salado sudor, de playa en playa.



VI

Mi vida es un cauce estrecho
que quiere llegar al mar,
que es el vivir,
mar al que quiero ir derecho
para así desembocar
y ser, servir.



VII

Yo venía buscando
el mar. Ahora ya tengo el agua limpia.
Ahora
la la luz me unge hasta
las ùltimas esquinas.




VIII

Digo que busco a Dios.
Pero luego ya no me quedan fuerzas
para buscar, y espero,
y me dejo llevar por la marea,
por la corriente, y vuelvo por el río...



IX

Es curioso el vaivén de la marea.
Y yo nunca estoy quieto.
Unas veces me salgo por el puerto
y otras veces me entro.

Es curioso el limpiarse y enturbiarse.
Y yo siempre soy mezclas.
Unas veces mi sangre se clarea
y otras veces es negra.

Es curioso que Heràclito era sabio.
Y yo siempre fluyendo.
Unas veces recién brotado fuego,
otras veces ya vuelvo.



X

La verdadera fuerza està en saberse débil,
en ser dueño consciente de la debilidad,
llevar dentro la historia de todas las caídas,
y saberlas usar,
verlas venir, saberlas, ir despiertos
para llegar al mar.

(1991)
 




¿Pudiera decirnos en que categoría ubicaría este poema?

Amor
Amistad
Familia
Poemas de Cumpleaños
Poemas de San Valentín o
      Día de los Enamorados
Poemas del Día de la Mujer
Poemas del Día de las Madres
Poemas del Día de los Padres
Poemas de Navidad
Poemas de Halloween
Infantiles
Perdón
Religiosos
Tristeza y Dolor
Desamor
Otra Categoría
¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame