3 votos
2 visitas/día
28 dias online

Kemet - Poemas de Mikky Lafey



Poemas » mikky lafey » kemet




Categoría: Poemas de Amor
Kemet
Poema publicado el 15 de Julio de 2022

Kemet

I

Aun puedo escuchar…
Por medio de la Revelación de mi Espíritu
Los ecos del sistro, empapando los templos
Aun puedo ver… a LA LUZ SUSPENDIDA,
Egipto, El Pueblo de Dios
Amada visión empotrada en mi Espíritu
Tierra de la Luz Suspendida
sin perder una gota de su energía
IMPERECEDERA; EXCITADA; DIÁFANA;
¡Visión que arde por la Devoción!
Aun huele a resina de aquel entonces
¿Recuerdas los braceros
iluminando al rojo vivo?
parados en deseo que culmina,
hasta donde se acaba el tiempo;
hasta donde el tiempo llegó;
El cuarto verde cerca al Nilo,
Yo estaba en esa pila bautismal,
En una vida pasada sentí que lavé tu cuerpo
Símbolos; visiones de aquel entonces
Remanentes de los días de Gloria Divina
Empotrados en el Espíritu.
¡Oh! Soy yo mismo quien estaba presente
Cuando el Espíritu del dios Horus
Bajó del cielo y se introdujo
por la corona de guerra que portaba Ramsés II
En la Batalla de Qadesh, aquel día
yo sentía la emoción de mi rey;
Y así el mismo logró frenar la oleada hitita
Con su poder combinado con el poder de Horus.

II

Kemet, el pueblo de dios
Kemet, la tierra donde
El Espíritu ha descendido
Las voces de los asuntos eternos,
separados de los deseos ya dichos,
unidos a los deseos que no se pronuncian.
No son esas las voces de los santos
santos como Tutankamón,
aun se escuchan los ecos de
sus ministerios,
aun limpia la corrupción de reyes herejes
que no sirvieron para nada.

III

Fueron 3 espíritus mágicos
venían de esta tierra santa me visitaron
2 de ellos se encontraban en estado
de gracia de ser, existiendo
libres de las influencias del devenir…
Ellos me hicieron recordarte, tierra negra
Bajaron 3 espíritus en formación augusta,
uno tras otro en corto tiempo,
bajaron del cielo de la noche
con las estrellas atestiguándoles
descendiendo muy delicadamente,
libres de trasladarse sin las influencias
del peso o la gravedad
2 con nombre y uno sin nombre.
Eran Rigel, Ramiel y Sin Nombre;
habían tenido tremendo viaje
muy largo para trasladarse por los aires
descendieron a mí los recibí en mi mente
y vi lo que me mostrarían
Ni mis energías que me habitan
y ni sus energías que les habitan
necesitaron presentación alguna,
ningún convencionalismo ni estructura
solo fue un me ven y un los veo
solo la vibración hizo lo suyo.
Sin Nombre, esa fue mi vida pasada,
y por naturaleza intrínseca del espíritu,
el espíritu no dice el nombre
a la sucesión álmica en la que se expande
en sus encarnaciones por el universo,
su nombre de esa alma antigua
no puede revelarse a mi actual alma.
Rigel, esa fue tu noche
en la que lograste la redención,
Ramiel, la vida no te podrá olvidar...
Ra te ha dado ya un nombre
por toda la eternidad…
Kemet, llevo tu recuerdo
El pueblo que te habla al caminarlo,
El pueblo de dios,
El Pueblo de paredes que hablan
de cosas elevadas
Y tus obeliscos, elevados al cielo,
conectados al cielo, fornicándose al cielo,
Kemet, llevo tu recuerdo
No existirá mañana donde te olvide
y te arranque de mí, en mi te quedaras,
atrapado con mi deseo de recordarte,
hasta el final de los tiempos,
tu recuerdo brotará por toda parte de mí.
En tus recuerdos me baño a diario,
Que fue cierto, esas vivencias,
La Juventud de este espíritu
que no esperó volver nunca
y de nuevo soy, Ra,
me diste un nombre por toda la eternidad,
Y siempre te siento,
aún está viva la emoción antigua
No habrá otro lugar como Kemet
El pueblo de dios,
El pueblo que habla conmovedoramente
al pisarlo y bañarnos con sus paredes
que hablan de cosas elevadas de la Creación
Con el recuerdo de cuando La Divinidad
se asentó aquí en la Tierra.
Bañados son los seres con
El perfume de las flores de Punt…
La tierra del Infinito ser perenne
del recuerdo indeleble…

-Extraído del libro: "Las luces imperecederas" (2022) -Mikky Lafey.


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame