9 votos
2 visitas/día
3264 dias online

Quien supieras escribir... - Poemas de Ramón de Campoamor



Poemas » ramon de campoamor » quien supieras escribir




Categoría: Poemas de Amor
Quien supieras escribir...
Poema publicado el 10 de Noviembre de 2008

       

«Escribidme una      carta, señor cura.»
-Ya sé para quien es.
«¿Sabéis quién es, porque una noche oscura               
nos visteis juntos?»
      -Pues... 
Perdonad; mas... . No extraño ese tropiezo.
La noche... la ocasión...               
Dadme pluma y papel. Gracias. Empiezo:
Mi querido Ramón :
«¿Querido...? Pero, en fin, ya lo habéis puesto...»               
-Si no queréis...
      «¡Sí, sí!»
-¡Qué triste estoy! ¿No es eso?
«Por supuesto.»               
¡Qué triste estoy sin ti!»
-Una congoja al empezar me viene ...               
«¿Cómo sabéis mi mal?...»
-Para un viejo, una niña siempre tiene               
el pecho de cristal.
-¿Qué es sin ti el mundo? Un valle de amargura.               
¿Y contigo? Un edén.
«Haced la letra clara, señor cura;
que lo entienda eso bien.»               
-El beso aquel que de marchar al punto
te di... «¿Cómo sabéis?...»               
-Cuando se va y se viene y se está junto
siempre ... no os afrentéis.               
Y si volver tu afecto no procura,
tanto me harás sufrir...
«¿Sufrir y nada más? No, señor cura.               
¡Que me voy a morir!»
-¿Morir? ¿Sabéis que es ofender al cielo...?               
«Pues sí, señor, ¡morir!»
-Yo no pongo morir. «¡Qué hombre de hielo!               
¡Quién supiera escribir!
¡Señor rector, señor rector! En vano               
me queréis complacer,
si no encarnan los signos de la mano               
todo el ser de mi ser.
Escribidle, por Dios, que el alma mía               
ya en mí no quiere estar;
que la pena no me ahoga cada día...               
porque puedo llorar.
Que mis labios, las rosas de su aliento,               
no se saben abrir;
que olvidan de la risa el movimiento,
a fuerza de sentir.               
Que mis ojos, que él tiene por tan bellos,
cargados con mi afán,               
como no tienen quién se mire en ellos,
cerrados siempre están.               
Que es, de cuantos tormentos he sufrido,
la ausencia el más atroz;               
que es un perpetuo sueño de mi oído
el eco de su voz...
Que siendo por su causa, el alma mía               
¡goza tanto en sufrir...!
Dios mío, ¡cuántas cosas le diría
si supiera escribir!»               

              

EPÍLOGO               

              

-Pues, señor, ¡bravo amor!      Copio y concluyo:
A don Ramón ... en fin,
que es inútil saber para esto arguyo               
ni el griego ni el latín.

       


                     

              MÁS CERCA DE MÍ TE SIENTO

              

¡Ay! ¡Ay!
Más cerca de mí te siento
cuando más huyo de ti,
pues tu imagen es en mí,
es en mí,
sombra de mi pensamiento,
sombra de mi pensamiento.
¡Ay! Vuélvemelo a decir,
vuélvemelo a decir
pues embelesado ayer
te escuchaba sin oír
y te miraba sin ver,
y te miraba sin ver. ¡Ay!

       

                                   

              VELAS DE AMOR

              

              Velas de amor      en golfos de ternura
vuela mi pobre corazón al viento
y encuentra, en lo que alcanza, su tormento,
y espera, en lo que no halla, su ventura,
              
viviendo en esta humana sepultura
engañar el pesar es mi contento,
y este cilicio atroz del pensamiento
no halla un linde entre el genio y la locura.
              
¡Ay!, en la vida ruin que al loco embarga,
y que al cuerdo infeliz de horror consterna,
dulce en el nombre, en realidad amarga,
              
sólo el dolor con el dolor alterna,
y si al contarla a días es muy larga,
midiéndola por horas es eterna.

              



¿ Te gustó este poema? Compártelo:

Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame