0 votos
1 visitas/día
2241 dias online

Alas de libertad - Poemas de Cristina Orozco



Poemas » cristina orozco » alas de libertad




Alas de libertad
Poema publicado el 05 de Septiembre de 2014

Eres un pájaro, un pájaro viajero, un pájaro hermoso, un pájaro desconocido. Eres la libertad moldeada, eres el arte, eres las cosas terribles, eres las cosas bellas, eres solo tú.  Andas por el mundo buscando libertad, buscando historias, buscando deseos, buscando placeres, buscando todo y a la vez nada.
Te posas en cualquier flor, en cualquier rama, haciendo sentir a la rama y a la flor dichosas, haciéndolas sentir importantes, haciéndolas sentir especiales. Si supieran ellas que solo estas de paso, que nunca te quedas, que siempre vuelas. Pobre de aquella rama, de aquella flor, ingenuas, estúpidas, no saben nada del mundo, o fingen no saberlo para volver a sentir.
Entiéndelas, eres algo insólito, las haces caer, las haces susurrarse entre ellas las aventuras y los placeres, aparentando gozo y reconociendo miseria.  Te miran, te sienten, se callan, se asustan, y lloran en silencio, por eso que eres, por lo magnifico, lo raro, lo único.
Yo estoy aquí, oculta, observándote, admirándote, deseándote, temiéndote. He visto como tratas a la florecilla y a la rama, pero no me asusta. Me cautivas, me haces buscarte pajarito salvaje. ¿Me notaste? Me miraste. ¿Me espera el mismo destino de la flor y la rama? Será diferente lo sé, somos tan iguales, y tan distintos.
Yo también vuelo buscando aventuras, buscando cosas interesantes, buscándote a ti. Perdido en el cielo, perdida en la tierra. Somos eso. Unos perdidos viajeros.
Juguemos, bailemos, volemos. Vayamos al mismo sitio, para sentirme de tu lado
¿Qué dices? ¿Te parezco familiar? Mírate en el reflejo de ese charco y obsérvame ahí. Soy como tú, eres como yo. Eso asusta, eso agrada.
¿Ya te vas pajarito, ya emprendes el vuelo otra vez? Está bien, vamos elévate por el cielo y pon el viento a tu favor. No mires atrás, que la florecilla y la rama se quedan viendo tu vuelo, admiradas, desdichadas, maravilladas y con una incógnita. ¿Volverá?, creo que no, o tal vez sí.
Pajarito, vuelve, aquí estoy yo, soy como tú, soy libertad. Divirtámonos juntos, volemos por los cielos y encontremos eso que tanto buscamos.  Pero primero, descubramos lo que deseamos, lo que queremos, y cuando así sea, citémonos en el mismo árbol de siempre. Tu junto a mí y yo ahí, inerte. Vamos pajarillo, ven, párate aquí, miremos ese cielo, esas nubes, ese misterio. Cuéntame tus secretos, cuéntame tu vida. Cuéntame lo que soy para ti y entonces, solo entonces, reconóceme y no me dejes ir.
Te contare mi secreto, sí, mi más grande secreto. Pon atención, mira mis ojos, siente mi corazón. ¿Lo ves?, te revelo mi secreto. Mi corazón late solo cuando estás tú, aquí. No te asustes, no me mires así, no ves que cada mirada es mortal, es desgarradora, es perfecta.
Espera, ¿ya te vas? ¿Ya no quieres volar conmigo? Está bien, anda pajarito, vete, vuela y encuentra lo deseado. Yo estaré aquí en este lugar, no esperando por ti, solo recordando, solo llenándome de lo que fue y no fue. Yo también me voy, volare como tu pero de lado contrario. Volare sola, como siempre he volado, la única diferencia es que dibujare una nube a mi lado, le daré tu forma, le pondré tus ojos, y ella me hará compañía cuando sienta que no puedo más. Volare como tú, lejos, encontrare otro pajarillo, pero esta vez el no será libre, será un pájaro cautivo. Lo visitare, le contare de ti. Me quedare con él y contigo. El a mi lado y tú en mis recuerdos.


¿ Te gustó este poema? Compártelo:
Compartiendo el poema con tus amigos en facebook ayudas a la difusión de estas bellas creaciones poéticas y ayudas a dar a conocer a los poetas.




 Compartir
Redes sociales
Facebook Twitter Google Bookmark MySpace Fresqui Meneame